Inicio de un nuevo ciclo de Estudio del Área verde Mundial.

El Área Verde Mundial, Blog.

 

Digital image
Digital image

Parque Burro Negro, Zulia, Venezuela

Vamos a iniciar un ciclo de análisis del ambiente, con énfasis en nuestra especialidad, la Flora Internacional, para ello es pertinente ubicarnos con algunas interrogantes que nos hacemos a menudo.

Cuando se habla acerca del área verde mundial, un tema que tiene que ver con las plantas, la naturaleza, los bosques, la flora,  podemos realizar un conjunto de preguntas que van desde lo más sencillo hasta lo más complicado por ejemplo:

  1. ¿Qué es ó que son los arboles?
  2. ¿Por qué son importantes los arboles?
  3. ¿Qué es un bosque?
  4. ¿Cuáles son las principales áreas verdes de tu ciudad?
  5. ¿Cuál es la extensión de bosques de tu estado, ciudad, país?
  6. ¿Cuáles son las principales especies de árboles en tu país?
  7. ¿Cuál es la tasa de deforestación en tu país?
  8. ¿Existen en tu país programas para repoblar áreas desérticas, deforestadas o con problemas por falta de árboles?
  9. ¿Cuál debe ser el rango de áreas verdes por habitante en una ciudad?
  10. ¿Qué ciudad, país tienen el mayor rango de área verde por habitante?
  11. ¿Qué ciudad, país del mundo tienen la mayor densidad de bosques?
  12. ¿Puedes redactar o contar una historia relacionada con un bosque de tu pueblo o ciudad?
  13. ¿Cuál es la tasa de deforestación de cada país?
  14. ¿Qué organismos a nivel internacional llevan los registros de monitoreo de áreas verdes, bosques, tasa de deforestación entre otros datos?
  15. ¿Cuáles son los arboles más eficientes en tu ciudad, país para el control de los gases de efecto invernadero?

Muchas otras preguntas en realidad nos debemos hacer para comprender mejor la naturaleza y el mundo en que vivimos, para ello, en este blog, les estaremos informando con escritos, presentaciones, reportajes, estudios científicos.

Profesor Cesar Timaure

Publicación científica: Evalúan métodos de análisis de areas protegidas del Amazonas

Los indicadores que se utilizan actualmente para orientar las políticas y las inversiones en las áreas protegidas de la Amazonía pueden no estar teniendo el efecto deseado.

Esto de acuerdo a un nuevo estudio publicado el 27 de marzo, en el journal de IOP Publishing Environmental Research Letters, que ha analizado 66 áreas protegidas en la Amazonia brasileña y realizó un análisis crítico de la herramienta – Evaluación Rápida y Priorización del Manejo de Áreas Protegidas (RAPPAM por sus siglas en ingles) – que se utiliza para administrar, priorizar y evaluar la eficacia de los esfuerzos de conservación en estas áreas.

Los investigadores, del Instituto Amazónico de las Personas y el Medio Ambiente (IMAZON) y la Universidad de Michigan, encontraron que no hay una fuerte asociación entre la prevención exitosa de la deforestación y las puntuaciones de la RAPPAM que indican un aumento de los esfuerzos de conservación, como el presupuesto, el personal, el equipo y la gestión planes.

“Hay dos posibles explicaciones para los resultados: o la RAPPAM no mide las cosas correctamente y los resultados no reflejan adecuadamente la situación de estos aspectos de la gestión o la RAPPAM esta midiendo las cosas que no son importantes para la conservación exitosa de las áreas protegidas,” dijo el co-autor del estudio Christoph Nolte.

La RAPPAM, desarrollada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), tiene por objeto, entre otras cosas, “ayudar a desarrollar y priorizar las intervenciones políticas adecuadas y medidas de seguimiento para mejorar la gestión de las áreas protegidas” y ha sido implementado en más de 2000 áreas protegidas en más de 50 países de los cinco continentes.

La RAPPAM emite cuestionarios a los directores de las áreas protegidas, a los que se les pidió que clasificaran 90 declaraciones cualitativas sobre una escala de cuatro puntos sobre la base de lo bien que la declaración se aplica a su sitio de área protegida.

En su estudio, los investigadores tuvieron en cuenta 152 áreas protegidas en la Amazonia brasileña. Para cada área protegida, seleccionaron parcelas de bosque fuera de la zona protegida, que eran similares a las parcelas forestales dentro del área protegida y utilizaron imágenes de satélite para calcular la tasa de deforestación que se estaba produciendo en ellos.

Utilizaron esta tasa de deforestación para estimar la cantidad de deforestación que se habría producido en cada área protegida de no haber sido protegida. Las áreas protegidas se agruparon de acuerdo con la tasa de éxito contra la presión de la deforestación a la que se enfrentaron. Las puntuaciones de la RAPPAM para cada grupo se compararon entre sí.

Los investigadores encontraron un indicador de la RAPPAM que tenía una fuerte asociación con la prevención de la deforestación: la ausencia de conflictos de tenencia de la tierra. Cuando no había conflicto de tenencia de tierras sin resolver, el éxito en evitar la deforestación fue mayor.

Esto sugiere que los conflictos de tenencia de tierras pueden ser un factor tan importante en la conformación de la deforestación, que eclipsa la importancia potencial de otros factores.

Por otra parte, pone de relieve la necesidad de que el gobierno brasileño resuelva rápidamente los conflictos con el fin de conservar las áreas protegidas.

“El gobierno tiene que actuar rápidamente”, dijo el co-autor del estudio Paulo Barreto de IMAZON. “Tienen que desalojar a los ocupantes ilegales, indemnizar a los ocupantes que tienen derechos legales y re-dibujar los límites cuando los ocupantes tienen derechos inalienables de la tierra. Si los conflictos no se resuelven, pueden producirse nuevas ocupaciones, lo que dificultará considerablemente el esfuerzo para proteger la tierra. ”

Desde el miércoles 27 de marzo, este documento puede ser descargado desde

http://iopscience.iop.org/1748-9326/8/1/015039/article