Descubren 16.000 especies de arboles en el Amazonas

http://www.readcube.com/articles/10.1038/srep29549

 

Figure 1: Collection localities of herbarium specimens of Amazonian trees, collected between 1707 and 2015, for which geographical coordinates were available and considered reliable.

From: The discovery of the Amazonian tree flora with an updated checklist of all known tree taxa

Figure 1

Grey squares are 1-degree grid cells that contain no collections. Map created with custom R script. Base map source (country.shp, rivers.shp): ESRI (http://www.esri.com/data/basemaps, © Esri, DeLorme Publishing Company).

Fuentes:

https://science.naturalis.nl/en/people/scientists/hans-ter-steege/

http://www.nature.com/articles/srep29549

 

La cantidad de árboles nuevos disminuye con el cambio climático

Luego de estudiar cinco especies dominantes de árboles con 306 puntos repartidos en nueve áreas montañosas del Mediterráneo, un equipo de científicos propone que este patrón de comportamiento podría contrarrestar en parte el efecto negativo que provoca el calentamiento global. Los resultados del estudio sugieren que, para hacer frente al cambio climático, las poblaciones de árboles inician un proceso de estabilización de la demografía en las primeras etapas del crecimiento: los nuevos disminuyen pero los que ya están establecidos crecen más.

Luego de estudiar el comportamiento de cinco especies dominantes de árboles en áreas mediterráneas de montaña, investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) han comprobado que existe una compensación entre la supervivencia de los nuevos ejemplares y el crecimiento de los ya existentes. Para hacer frente al cambio climático las poblaciones de árboles inician un proceso de estabilización de la demografía en las primeras etapas del crecimiento.

El estudio, publicado en Perspectives in Plant Ecology, Evolution and Systematics, se ha centrado en medir el impacto del cambio climático en ejemplares de árboles juveniles (de entre dos y cinco años) bien establecidos y con posibilidades de llegar a adultos en áreas mediterráneas de montaña.

En concreto, los científicos analizaron tres especies cuyo límite de su distribución se encuentra en estas regiones: el pino silvestre (Pinus sylvestris), el pino negro (Pinus uncinata) y el haya común (Fagus sylvatica), y dos propiamente mediterráneas, la encina (Quercus iliex) y el pino laricio (Pinus nigra subespecie salzmmanii).

“Lo que hemos hecho ha sido analizar los patrones de distribución comprobando la abundancia y midiendo el crecimiento de estos ejemplares juveniles de 306 puntos distribuidos en diversos rangos de altitud en nueve regiones montañosas previendo que ante el calentamiento global las especies tienden a elevar su rango de distribución buscando áreas más frescas”, contextualiza Fernando Valladares, investigador del MNCN.

Reemplazo asimétrico de los bosques

Pese a las diferencias notables entre las especies estudiadas, los expertos detectaron un patrón de comportamiento similar en la aparición de nuevos ejemplares. “Hemos visto que se produce un reemplazo asimétrico de las áreas boscosas. Aparecen más ejemplares en las zonas algo más elevadas del área de distribución de cada especie, pero el crecimiento de los nuevos ejemplares es mayor a menor altura”, explica Valladares.

“Se trata de una compensación entre la supervivencia y el reemplazo con nuevos ejemplares. Podría ser una forma de contrarrestar en parte el efecto negativo que provoca el calentamiento global en los límites del área de distribución de las diferentes especies”, continúa.

El cambio climático está alterando la distribución geográfica de las especies en todos los ecosistemas del planeta. En función de la climatología y las barreras que encuentran, las especies se redistribuyen por zonas donde consiguen sobrevivir pero se desconoce hacia dónde se mueven exactamente y la magnitud de este cambio en su distribución real.

“Nuestros resultados destacan la importancia de considerar las diferentes respuestas de una misma especie en cada edad o fase demográfica (juvenil, adulto, senescente) a lo largo del rango climático de su distribución para entender los efectos que el cambio climático podría ejercer en la distribución de especies y las dinámicas de las poblaciones”, concluye Valladares.

Referencias

Raquel Benavides, R., Escuderob, A., Coll L., Ferrandis, P., Gouriveau, F., Hódare, J.A., Ogayaf. R., Rabasag, S.G., Grandag, E., Santamaría, B.P., Martínez-Vilaltaf, J., Zamorae, R., Espelta, J.M., Peñuelas, J.M. y Valladares, F. (2015) “Survival vs. growth trade-off in early recruitment challenges global warming impacts on Mediterranean mountain trees”. Perspectives in Plant Ecology, Evolution and Systematics.

https://www.researchgate.net/profile/Raquel_Benavides/publications

 

http://www.creaf.uab.es/Global-Ecology/Pdfs_UEG/2015_Benavides_et%20al_Perspect%20plat%20Ecol.pdf

 

Research article: Habitat fragmentation and its lasting impact on Earth’s ecosystems

Habitat fragmentation and its lasting impact on Earth’s ecosystems
, , , , , ,, , , , , , , , , , ,, , , , , ,

+ Author Affiliations

Science Advances 20 Mar 2015:
Vol. 1 no. 2 e1500052
DOI: 10.1126/sciadv.1500052

Abstract

We conducted an analysis of global forest cover to reveal that 70% of remaining forest is within 1 km of the forest’s edge, subject to the degrading effects of fragmentation. A synthesis of fragmentation experiments spanning multiple biomes and scales, five continents, and 35 years demonstrates that habitat fragmentation reduces biodiversity by 13 to 75% and impairs key ecosystem functions by decreasing biomass and altering nutrient cycles. Effects are greatest in the smallest and most isolated fragments, and they magnify with the passage of time. These findings indicate an urgent need for conservation and restoration measures to improve landscape connectivity, which will reduce extinction rates and help maintain ecosystem services.

INTRODUCTION

Destruction and degradation of natural ecosystems are the primary causes of declines in global biodiversity (1, 2). Habitat destruction typically leads to fragmentation, the division of habitat into smaller and more isolated fragments separated by a matrix of human-transformed land cover. The loss of area, increase in isolation, and greater exposure to human land uses along fragment edges initiate long-term changes to the structure and function of the remaining fragments (3).

Ecologists agree that habitat destruction is detrimental to the maintenance of biodiversity, but they disagree—often strongly—on the extent to which fragmentation itself is to blame (4, 5). Early hypotheses based on the biogeography of oceanic islands (6) provided a theoretical framework to understand fragmentation’s effect on extinction in terrestrial landscapes composed of “islands” of natural habitat scattered across a “sea” of human-transformed habitat. Central to the controversy has been a lingering uncertainty about the role of decreased fragment size and increased isolation relative to the widespread and pervasive effects of habitat loss in explaining declines in biodiversity and the degradation of ecosystems (7). Observational studies of the effects of fragmentation have often magnified the controversy because inference from nonmanipulative studies is limited to correlation and because they have individually often considered only single aspects of fragmentation (for example, edge, isolation, and area) (8). However, together with these correlative observations, experimental studies reveal that fragmentation has multiple simultaneous effects that are interwoven in complex ways and that operate over potentially long time scales (9).

Here, we draw on findings of the world’s largest and longest-running fragmentation experiments that span 35 years and disparate biomes on five continents. Their rigorous designs and long-term implementation overcome many limitations of observational studies. In particular, by manipulating and isolating individual aspects of fragmentation while controlling for others, and by doing so on entire ecosystems, they provide a powerful way to disentangle cause and effect in fragmented landscapes. Here, we present experimental evidence of unexpected long-term ecological changes caused by habitat fragmentation.

Highlighting one ecosystem type as an example, we first present a global analysis of the fragmentation of forest ecosystems, quantifying for the first time the global hotspots of intensive historical fragmentation. We then synthesize results from the set of long-term experiments conducted in a wide variety of ecosystems to demonstrate consistent impacts of fragmentation, how those impacts change over time, and how they align with predictions from theory and observation. Finally, we identify key knowledge gaps for the next generation of fragmentation experiments.

GLOBAL ANALYSIS OF THE EXTREME MAGNITUDE AND EXTENT OF FRAGMENTATION

New satellite data sets reveal at high resolution how human activities are transforming global ecosystems. Foremost among these observations are those of forest cover because of the high contrast between forest and anthropogenic land cover types. Deforestation, which was already widespread in temperate regions in the mid-18th to 20th centuries and increased in the tropics over the past half century, has resulted in the loss of more than a third of all forest cover worldwide (10, 11). Beyond the direct impacts of forest loss and expanding anthropogenic land cover (for example, agricultural fields and urban areas), remnant forests are likely to suffer from being smaller, more isolated, and with a greater area located near the edge of the forest (12).

We analyzed the world’s first high-resolution map of global tree cover (13) to measure the magnitude of forest fragmentation. This analysis revealed that nearly 20% of the world’s remaining forest is within 100 m of an edge (Fig. 1, A and B)—in close proximity to agricultural, urban, or other modified environments where impacts on forest ecosystems are most severe (14). More than 70% of the world’s forests are within 1 km of a forest edge. Thus, most forests are well within the range where human activities, altered microclimate, and nonforest species may influence and degrade forest ecosystems (15). The largest contiguous expanses of remaining forests are in the humid tropical regions of the Amazon and Congo River Basins (Fig. 1A). Large areas of more disjunct forest also remain in southeastern Asia, New Guinea, and the boreal biomes.

Fig. 1 The global magnitude of forest fragmentation.

(A) Mean distance to forest edge for forested pixels within each 1-km cell. Lines point to locations of ongoing fragmentation experiments identified and described in Fig. 2. (B) Proportion of the world’s forest at each distance to the forest edge and the cumulative proportion across increasing distance categories (green line). (C and E) In the Brazilian Amazon (C) and Atlantic Forests (E), the proportion of forest area at each distance to forest edge for both the current and estimated historic extent of forest. (D and F) In the Brazilian Amazon (D) and Atlantic Forests (F), the number of fragments and the total area of fragments of that size. The total number of fragments in the smallest bin (1 to 10 ha) is an underestimate in both the Atlantic Forest and Amazon data sets because not all of the very smallest fragments are mapped.

Historical data enable the study of the process of forest fragmentation over time. We reconstructed the historical forest extent and timing of fragmentation in two forested regions of Brazil that provide a stark contrast in land-use dynamics. The Brazilian Amazon is a rapidly changing frontier (10), yet most of its forests remain contiguous and far from an edge despite recent increases in fragmentation (Fig. 1, C and D). In contrast, the Brazilian Atlantic Forest is a largely deforested landscape, cleared for agriculture and logged for timber over the last three centuries (11). This remaining forest is dominated by small fragments, with most fragments smaller than 1000 ha and within 1000 m of a forest edge (Fig. 1, E and F) (16). In the Brazilian Amazon, the proportion of forest farther than 1 km from the forest edge has decreased from 90% (historical) to 75% (today), and in the Brazilian Atlantic, from 90% to less than 9%.

These two forested regions of Brazil define extremes of the fragmentation process and are representative of the extent of fragmentation in forested landscapes worldwide (Fig. 1), as well as many other biomes including temperate grasslands, savannas, and even aquatic systems (17). For example, although a spatial analysis similar to that of forest is not currently possible in grasslands, 37% of the world’s grassland eco-regions are classified as “highly fragmented” (18, 19). Robust knowledge of how habitat fragmentation affects biodiversity and ecosystem processes is needed if we are to comprehend adequately the implications of this global environmental change.

THE VALUE OF LONG-TERM FRAGMENTATION EXPERIMENTS

Long-term experiments are a powerful tool for understanding the ecological consequences of fragmentation (20). Whereas observational studies of fragmented landscapes have yielded important insights (9, 21), they typically lack rigorous controls, replication, randomization, or baseline data. Observational studies have limited ability to isolate the effects of fragmentation from concomitant habitat loss and degradation per se (4, 7, 22). Remnant fragments are embedded in different types and qualities of surrounding habitat, complicating interpretation because the surrounding habitat also influences biodiversity and ecosystem productivity (23).

The long-term fragmentation experiments we analyze here comprise the entire set of ongoing terrestrial long-term experiments. They occur in several biomes (Fig. 2 and Supplementary Materials) and were designed to manipulate specific components of fragmentation—habitat size, isolation, and connectivity—while controlling for confounding factors such as the amount of habitat lost across a landscape (Fig. 2). The largest fragments across these experiments match the size of fragments commonly created by anthropogenic activities (Figs. 1 and 2). Distances to the edge of experimental fragments range to 500 m, encompassing edge distances found in more than half of forests worldwide (Fig. 1B). In each experiment, different fragmentation treatments with replication were established, starting from continuous, nonfragmented landscapes and controlling for background environmental variation either by experimental design (blocking) or by measurement of covariates for use in subsequent analyses. Tests were conducted within fragments that varied experimentally in area or edge, within fragments that were experimentally isolated or connected, or within experimental fragments compared to the same area within continuous habitat. All treatments were replicated. Experiments were created by destroying or creating precise amounts of habitat across replicate landscapes, allowing tests of fragmentation effects independent of habitat loss. The robust and comparable experimental designs allow for powerful tests of the mechanisms underpinning the ecological impacts of fragmentation, and the long-term nature of ensuing studies has revealed consistent emergent effects.

Fig. 2 The world’s ongoing fragmentation experiments.

All experiments have been running continuously since the time indicated by the start of the associated arrow (with the exception of the moss fragmentation experiment, which represents a series of studies over nearly two decades). The variables under study in each experiment are checked. The area is that of the experiment’s largest fragments. Icons under “Fragment” and “Matrix” indicate the dominant community and its relative height, with multiple trees representing succession.

These experiments mimic anthropogenic fragmentation; they are whole-ecosystem manipulations in which all species and processes experienced the same treatment (24). Emergent responses thus reflect the multiple direct and indirect effects of interacting species and processes. Further, because experimentally fragmented ecosystems are open to fluxes of individuals and resources, fragmentation effects can manifest across multiple levels of ecological organization (Fig. 3). Long-term experiments have the power to detect lagged and/or chronic impacts.

Fig. 3 Fragmentation effects propagate through the whole ecosystem.

(A to C) For each fragmentation treatment [reduced area in BDFFP, Wog Wog, Kansas (A); increased isolation in SRS and Moss (B); and increased edge in all experiments (C)], we summarize major findings for ecological processes at all levels of ecological organization. Each dot represents the mean effect size [computed as log response ratio: ln(mean in more fragmented treatment/mean in non- or less-fragmented treatment)] for an ecological process. Effect sizes are statistical, such that negative or positive values could represent degrading function. Horizontal bars are the range when a dot is represented by more than one study. Details, including individual effect sizes for each study, are reported in table S1.

The first fragmentation experiments, now more than three decades old, were created to test effects of fragment area on both species persistence and patterns of immigration, reflecting concern in conservation biology about the role of fragmentation in reducing population sizes below viable levels (25) (Fig. 2). Subsequent experiments, created two decades ago, shifted focus to modifying habitat isolation, reflecting recognition of the potential to mitigate negative effects of fragmentation by recreating habitat—specifically with corridors—to increase connectivity among fragments (26) (Fig. 2). The newest experiments test emerging questions about potentially deleterious synergies between fragmentation and global changes in climate and land use (Fig. 2).

We synthesized results available 31 January 2014 for all studies within these experiments that were conducted in all treatments and replicates, and tested fragmentation effects on dispersal, abundance, extinction, species richness, community composition, and ecosystem functioning. We first calculated effect sizes of fragmentation as log response ratios (Fig. 3). Data from 76 different studies across the five longest-running experiments were drawn from published and unpublished sources (table S1). We synthesized results according to three fragmentation treatments: reduced fragment area [the focus of Biological Dynamics of Forest Fragments Project (BDFFP), Wog Wog, and Kansas; see Fig. 2 for identifiers of experiments], increased fragment isolation [Savannah River Site (SRS) and Moss], and increased proportion of edge (all experiments). Fragmented treatments were compared directly to non- or less-fragmented habitats that were either larger or connected via structural corridors (table S1).

Strong, consistent, and accumulating effects of habitat fragmentation

Our synthesis revealed strong and consistent responses of organisms and ecosystem processes to fragmentation arising from decreased fragment area, increased isolation, and the creation of habitat edges (Fig. 3).

Community and ecosystem responses emerge from observed responses at the level of populations. Reduced area decreased animal residency within fragments, and increased isolation reduced movement among fragments, thus reducing fragment recolonization after local extinction (Fig. 3, A and B). Reduced fragment area and increased fragment isolation generally reduced abundance of birds, mammals, insects, and plants (Fig. 3, A and B). This overall pattern emerged despite complex patterns of increases or declines in abundance of individual species (Fig. 3A) with various proximate causes such as release from competition or predation, shifts in disturbance regimes, or alteration of abiotic factors (14, 2729). Reduced area, increased isolation, and increased proportion of edge habitat reduced seed predation and herbivory, whereas increased proportion of edge caused higher fledgling predation that had the effect of reducing bird fecundity (represented together as trophic dynamics in Fig. 3, A to C). Perhaps because of reduced movement and abundance, the ability of species to persist was lower in smaller and more isolated fragments (Fig. 3, A and B).

As predicted by theory (6, 30, 31), fragmentation strongly reduced species richness of plants and animals across experiments (Fig. 3, A and B), often changing the composition of entire communities (Fig. 3, A to C). In tropical forests, reduced fragment size and increased proportion of edge habitat caused shifts in the physical environment that led to the loss of large and old trees in favor of pioneer trees (Fig. 3, A and C), with subsequent impacts on the community composition of insects (32). In grasslands, fragment size also affected succession rate, such that increased light penetration and altered seed pools in smaller fragments impeded the rate of ecological succession relative to that of larger fragments (33) (Fig. 3A).

Consistently, all aspects of fragmentation—reduced fragment area, increased isolation, and increased edge—had degrading effects on a disparate set of core ecosystem functions. Degraded functions included reduced carbon and nitrogen retention (Fig. 3, A to C), productivity (Fig. 3C), and pollination (Fig. 3B).

In summary, across experiments spanning numerous studies and ecosystems, fragmentation consistently degraded ecosystems, reducing species persistence, species richness, nutrient retention, trophic dynamics, and, in more isolated fragments, movement.

Long-term consequences of fragmentation

To synthesize all time series of species richness and ecosystem functioning gathered across experiments, we measured effects of fragmentation over the course of each study. The effect of fragmentation was calculated over time as the proportional change in fragmented relative to non- or less-fragmented treatments (Fig. 4).

Fig. 4 Delayed effects of fragmentation on ecosystem degradation.

(A) The extinction debt represents a delayed loss of species due to fragmentation. (B) The immigration lag represents differences in species richness caused by smaller fragment area or increased isolation during fragment succession. (C) The ecosystem function debt represents delayed changes in ecosystem function due to reduced fragment size or increased isolation. Percent loss is calculated as proportional change in fragmented treatments [for example, (no. of species in fragment − no. of species in control)/(no. of species in control) × 100]. Fragments and controls were either the same area before and after fragmentation, fragments compared to unfragmented controls, or small compared to large fragments. Filled symbols indicate times when fragmentation effects became significant, as determined by the original studies (see table S2). Mean slopes (dashed lines) were estimated using linear mixed (random slopes) models. Mean slope estimates (mean and SE) were as follows: (A) −0.22935 (0.07529); (B) −0.06519 (0.03495); (C) −0.38568 (0.16010).

In most cases, the large and consistent effects of fragmentation revealed by the experiments were predicted from theory. However, we were struck by the persistence of degradation to biodiversity and ecosystem processes and by the increase in many of the effects over time (Fig. 4). For example, extreme rainfall events at Wog Wog appeared to delay the decline in plant species richness for 5 years after fragmentation. In the Kansas Experiment, a lag of 12 years occurred before fragmentation effects on plant succession were detected. Our results thus reveal long-term and progressive effects of fragmentation and provide support for three processes proposed by recent studies in spatial ecology: extinction debt, immigration lag, and ecosystem function debt (Fig. 4).

First, we found strong evidence for temporal lags in extinction [that is, “extinction debt” (30)] in fragments. Species richness of plants, arthropods, and birds sampled in the experiments conducted in mature forest fragments and replicated moss landscapes showed decreases of 20 to 75% after fragmentation (Fig. 4A). Some declines were evident almost immediately after fragmentation, whereas others increased in magnitude over the experiment’s duration. Across experiments, average loss was >20% after 1 year, >50% after 10 years, and is still increasing in the longest time series measured (more than two decades). The rate of change appears to be slower in larger fragments [in BDFFP, 50% decline in bird species after 5 years in 1-ha fragments, but after 12 years in 100-ha fragments; in Moss, 40% decline in arthropod species richness of small fragments and 26% reduction in large fragments after 1 year (34, 35)]. As predicted by theory (36), the extinction debt appears to take longer to pay in larger fragments.

Second, we observed that reduced richness was coincident with an “immigration lag” (37), whereby small or isolated fragments are slower to accumulate species during community assembly (33, 38) (Fig. 4B). Immigration lags were observed in experiments conducted in successional systems that were initiated by creating new habitat fragments, rather than by fragmenting existing habitats. After more than a decade, immigration lags resulted in 5% fewer species after 1 year, and 15% fewer species after 10 years in small or isolated fragments compared to large or connected fragments (Fig. 4B).

Third, we observed an ecosystem function debt caused by fragmentation (39) in forest and moss fragments (Fig. 4C). An ecosystem function debt is manifest both as delayed changes in nutrient cycling and as changes to plant and consumer biomass. Loss of function amounted to 30% after 1 year, rising to 80% after a decade in small and isolated fragments when compared to larger and more connected fragments (Fig. 4C). Functional debts can result from biodiversity loss, as when loss of nutrients and reduction in decomposition are caused by simplification of food webs. Alternatively, the impact is exhibited through pathways whereby fragmentation changes biotic (for example, tree density in successional systems) or abiotic conditions (for example, light regimes or humidity) in ways that alter and potentially impair ecosystem function [for example, biomass collapse in fragments; Figs. 3 and 4; altered nitrogen and carbon soil dynamics (40)].

A new understanding of the effects of fragmentation

By testing existing theory, experiments play a pivotal role in advancing ideas and developing new theory. We draw on experimental evidence to highlight two ways that the understanding of fragmentation has been enriched by the interplay between long-term experiments and development of theory.

First, island biogeography (6) was among the earliest theories to predict extinction and immigration rates and patterns of species richness in isolated biotas, which were later used to predict the effects of fragmentation on these variables. Experiments in continental settings tested the theory and gave rise to fresh perspectives. For example, islands are surrounded by sea, a thoroughly inimical matrix for island-dwelling species. Habitat islands, or fragments, are surrounded by a matrix that may not be so unsuitable for some species. In terms of all of the ecological variables studied in our long-term experiments, our results support the conclusion that ecological dynamics in human-modified fragments are a stark contrast to the dynamics in intact habitats that remain. Observational studies that have devoted more detailed consideration to the countryside within which fragments are embedded explain the diversity of ecological responses in remaining fragments (41). At the same time as experiments supported the core predictions of classical theories about effects of fragment size and isolation (Figs. 3 and4), they spurred and tested new theories such as metacommunity theory (42) to account for variation in connectivity and habitat quality within and between fragments (33, 4345), spatial dynamics (14, 46), and spatially varying interspecific interactions (47).

Second, experiments have demonstrated that the effects of fragmentation are mediated by variation in traits across species. More realistic predictions of community responses to fragmentation emerged after explicit consideration of species traits such as rarity and trophic levels (48, 49), dispersal mode (5052), reproductive mode and life span (29, 53), diet (54), and movement behavior (55, 56). Increasingly, the simple theoretical prediction that fragmentation reduces species richness is being modified to account for species identity through models that focus on how species vary in their traits (4, 21, 36, 48, 57, 58). Consideration of traits may help to interpret variation around the overarching pattern that fragmentation consistently reduces species richness across many species and biomes (Figs. 3 and 4).

A NEW GENERATION OF FRAGMENTATION EXPERIMENTS

New foci are emerging for studying ecosystem fragmentation, including (i) synergies between fragmentation and global changes, (ii) eco-evolutionary responses of species to fragmentation, and (iii) ecological responses to fragmentation in production landscapes—that is, ecosystems whose services are under extreme appropriation by humans (59).

First, conclusions from experiments thus far are likely to have been conservative because impacts from other environmental changes have been mostly excluded. Most forms of global change known to reduce population sizes and biodiversity will be exacerbated by fragmentation (58, 60), including climate change (61), invasive species (62, 63), hunting (64), pollution [including light, noise, and chemicals (65)], and altered disturbance regimes (66).

More complex experiments with unparalleled control and capacity to simultaneously manipulate fragmentation and other global changes are now under way (53). The Metatron, created in 2011 in southern France (67), enables ecologists to assess effects of variation in temperature and other abiotic factors in addition to habitat isolation. The SAFE Project is being created in the rainforest of Borneo (68) and will embed a fragmentation experiment within a production agricultural plantation in which poaching will occur. Other synergies should be investigated experimentally, including the interaction between fragmentation and hunting, fire, infectious disease outbreaks, or nitrogen deposition. Within these experiments, fragmentation and loss of habitat can then be varied independently.

Second, current experiments have stopped short of examining how fragmentation drives evolution through genetic bottlenecks, ecological traps, changing patterns of selection, inbreeding, drift, and gene flow (6972). Extensive fragmentation has occurred over many years, and in some regions over millennia (11). Changes caused by fragmentation undoubtedly lead to altered patterns of selection and trait evolution. Evolutionary responses to fragmentation have already been suggested (73, 74), and it is likely that such changes will, in turn, feed back to influence population persistence and ecosystem resilience in fragmented landscapes. Linking long-term experiments with the tools of landscape genetics (75) may provide powerful insights into the evolutionary dynamics of species inhabiting fragmented landscapes.

Third, new experiments should address the management of natural habitats in production landscapes by monitoring vegetation, networks of interacting species, and ecosystem services at ecologically relevant spatial and temporal scales (7678). Some ecosystem services have global consequences, for example, local carbon sequestration affects global atmospheric CO2. However, in many cases the benefits obtained by people depend on their proximity to habitat fragments (79). For example, crop pollination and biological pest control from natural areas adjacent to farms are made available by the very process of habitat fragmentation, bringing people and agriculture closer to those services. Yet, further fragmentation reduces access to many services and ultimately may push landscapes past tipping points, beyond which essential ecosystem services are not merely diminished but lost completely (80). This complex relationship creates a double-edged sword, for which locally optimal levels and arrangements of habitat must be sought. New fragmentation experiments should consider how multiple fragments in a landscape interact, creating an ecological network in which the collective benefit of ecosystem services may be greater than the sum of services provided by individual fragments (81, 82). Experimental inferences may then be tested beyond their spatiotemporal domains and, if successful, extrapolated across scales. Such research will be aided by satellite monitoring of ecosystems and human land use across the globe. The most powerful research programs will integrate experiments, observational studies, air- and space-borne imaging, and modeling.

CONCLUSIONS

Fragmentation experiments—some of the largest and longest-running experiments in ecology—provide clear evidence of strong and typically degrading impacts of habitat fragmentation on biodiversity and ecological processes. The findings of these experiments extend to a large fraction of the terrestrial surface of the Earth. Much of the Earth’s remaining forest fragments are less than 10 ha in area, and half of the world’s forest is within 500 m of the forest edge—areas and distances matched to existing long-term experiments (Figs. 1 and 2) from which consistent effects of fragmentation have emerged (Figs. 3 and 4).

Reduced fragment area, increased isolation, and increased edge initiate changes that percolate through ecosystems (Fig. 3). Fragmentation has the capacity to generate persistent, deleterious, and often unpredicted outcomes, including surprising surges in abundance of some species and the pattern that long temporal scales are required to discern many strong system responses. In light of these conclusions and ongoing debates, we suggest that fragmentation’s consistency, pervasiveness, and long-term degrading effect on biodiversity and ecosystem function have not been fully appreciated (9).

Without gains in yield and efficiency of agricultural systems (83), the expansion of human populations will inevitably continue to reduce and fragment natural areas. The area of Earth’s land surface devoted to cropland already occupies 1.53 billion hectares (83) and may expand 18% by the middle of this century (84), and the area committed to urban centers is predicted to triple to 0.18 billion hectares by 2030 (85). The capacity of the surviving forests and other natural habitats to sustain biodiversity and ecosystem services will hinge upon the total amount and quality of habitat left in fragments, their degree of connectivity, and how they are affected by other human-induced perturbations such as climate change and invasive species. Long-term experiments will be even more needed to appreciate, explain, and predict long-term effects. New efforts should work in concert, coordinating a network of experiments across ecosystems and spatial extents.

The effects of current fragmentation will continue to emerge for decades. Extinction debts are likely to come due, although the counteracting immigration debts may never fully be paid. Indeed, the experiments here reveal ongoing losses of biodiversity and ecosystem functioning two decades or longer after fragmentation occurred. Understanding the relationship between transient and long-term dynamics is a substantial challenge that ecologists must tackle, and fragmentation experiments will be central for relating observation to theory.

Experimental results to date show that the effects of fragmentation are strong and markedly consistent across a diverse array of terrestrial systems on five continents. Increasingly, these effects will march in concert with other global changes. New experiments should be coupled with emerging technologies, landscape genetics, and detailed imagery of our planet, and should be coordinated with current ecological theory to understand more deeply the coupled dynamics of ecological and social systems. These insights will be increasingly critical for those responsible for managing and prioritizing areas for preservation and ecological restoration in fragmented landscapes.

SUPPLEMENTARY MATERIALS

Supplementary material for this article is available athttp://advances.sciencemag.org/cgi/content/full/1/2/e1500052/DC1

Materials and Methods

Fig. S1. Map of the BDFFP experiment and location within Brazil.

Fig. S2. Map of the Kansas fragmentation experiment.

Fig. S3. Map of the Wog Wog experiment and location within Australia.

Fig. S4. Map of the SRS experiment showing locations of the eight blocks in the second SRS Corridor Experiment within the SRS, South Carolina, USA.

Fig. S5. Design of the Moss experiment.

Fig. S6. Design of the Metatron experiment with 48 enclosed fragments and adjoining enclosed corridors.

Fig. S7. Map of the SAFE experiment and location within Borneo [after Ewers et al. (68)].

Table S1. Metadata for Fig. 3 in the main text.

Table S2. Metadata for Fig. 4 in the main text.

This is an open-access article distributed under the terms of the Creative Commons Attribution license, which permits unrestricted use, distribution, and reproduction in any medium, provided the original work is properly cited.

REFERENCES AND NOTES

  1. Acknowledgments: For comments, we thank R. Dunn, P. Ehrlich, L. Frishkoff, F. Gould, A. Leidner, C. Mendenhall, A. Tal, J. Watling, and the Fukami and Peay labs at Stanford. For symbols in figures, we thank the Integration and Application Network, University of Maryland Center for Environmental Science. Funding: R.M.E. is supported by ERC (European Research Council) Project number 281986. A.G. is supported by the Natural Sciences and Engineering Research Council, the Canada Research Chair program, and the Quebec Centre for Biodiversity Science. C.N.J. was supported by the Brazilian agency CAPES through the Ciência Sem Fronteiras program. R.D.H. thanks the University of Florida Foundation. J.C. is supported by the labex TULIP and the ANR Infrastructure grant AnaEE-France. Global forest cover data and analysis were provided under support from the NASA Making Earth System Data Records for Use in Research Environments (MEaSUREs; NNH06ZDA001N) and Land Cover and Land Use Change (NNH07ZDA001N-LCLUC) programs. For long-term support of experiments, we thank the Andrew W. Mellon Foundation (BDFFP); the Kansas Biological Survey and National Science Foundation (NSF) (DEB 01-08302 and DEB-0950100; Kansas Experiment); NSF and U.S. Department of Agriculture Forest Service–Savannah River (SRS Corridor Experiment); NSF DEB 0841892 and Environment and Heritage NSW, Forestry Corporation NSW, and CSIRO Ecosystem Sciences (Wog Wog); and the Sime Darby Foundation (SAFE).

  • Received for publication 15 January 2015.
  • Accepted for publication 17 February 2015.

http://advances.sciencemag.org/content/1/2/e1500052

Revista de Ciencia y Tecnología – Recuperación Ambiental de un Área Verde Urbana

Revista de Ciencia y Tecnología

versión On-line ISSN 1851-7587

Rev. cienc. tecnol.  no.11 Posadas ene./jul. 2009

INGENIERÍA – TECNOLOGÍA

Recuperación Ambiental de un Área Verde Urbana

Environmental Recovery of an Urban Green Area

A. Neckel1, A. Pandolfo1, J. W. J. Rojas2, G. Fanton1, M. Salles1, L. Pandolfo1, J. Kurek1

1– Universidad de Passo Fundo. Dirección: BR 285 Bairro São José, CEP 99001-97. Passo Fundo (RS), Brasil.
2– Universidad Federal do Rio Grande do Sul. Dirección: Av. Borges de Medeiros 1047, sala 51, CEP 90020-025, Porto Alegre (RS), Brasil. (engrojas@gmail.com).

• Alcindo Neckel1. Geógrafo, Alumno de maestría em Engeniería em la Universidad de Passo Fundo. Profesor y Coordinador del Curso Superior de Tecnología en Gestión Ambiental, Passo Fundo, Brasil. Recuperación de Áreas Verdes Degradadas; Infraestructura y medio ambiente y Gestión de proyectos ambientales.
• Adalberto Pandolfo1. Doctor en Inginiería de Producción. Profesor de la Universidad de Passo Fundo; Programa de PósGrado en Ingeniería; Curso de Ingeniería Civil, Passo Fundo, Brasil. Infraestructura y medio ambiente; Gestión de proyectos ambientales y Gestión de proyectos de Infraestructura.
• José Waldomiro Jiménez Rojas2. Maestro en Geotecnía, Doctorando en Inginería Civil. Profesor del Centro Universitário Metodista-IPA, Porto Alegre, Brasil. Infraestructura y medio ambiente, Geotecnia y Geotecnologia Ambiental.
• Gilson Fanton1. Geógrafo, Alumno de PósGrado en Docencia de la Enseñanza Superior de la FACPORTAL Pesquisador de la Universidad de Passo Fundo, Brasil. Recuperación de Áreas Verdes Degradadas.
• Luciana Marcondes Pandolfo1. Maestra en Inginiería Civil. Profesora de la Universidad de Passo Fundo; Programa de PósGrado en Ingeniería; Curso de Inginiería Civil, Passo Fundo, Brasil. Infraestructura y medio ambiente; Gestión de proyectos ambientales y Gestión de proyectos de Infraestructura.
• Marcele Salles Martins1. Maestra en Inginiería. Professora de la Universidade Comunitária Regional de Chapecó, UNOCHAPECO, Brasil. Planejamento urbano e regional.
• Juliana Kurek1. Maestra en Inginiería. Profesora de la Universidad de Passo Fundo; Programa de PósGrado em Inginiería; Curso de Inginiería Civil y Producción, Passo Fundo, Brasil. Infraestructura y medio ambiente; Gestión de proyectos ambientales y Gestión de proyetos de Infraestructura.


Resumen

Las áreas verdes históricamente vienen siendo manejadas de forma inadecuada a sus propósitos, sean ellos de carácter urbano o ambiental, comprometiendo el medio biótico. Estas áreas normalmente son regidas por planes de desarrollo propuestos por las municipalidades. Entretanto, propuestas también son llevadas por la comunidad a los órganos competentes. Se buscó así, adecuar el área verde del Lote Ciudad Universitaria-LCU, en la ciudad de Passo Fundo, a su propósito natural: área de preservación con fines de parque. De este modo, el presente trabajo fue desarrollado como subsidio para la realización de mejorías del área verde del LCU, adentro de lo que rigen las leyes de preservación ambiental y conforme la necesidad de la comunidad. Con ésas acciones, el área verde pasó a tener una función social para la comunidad, la cual, de ahora en adelante, actúa activamente en la preservación del local.

Palabras Clave: Urbanización; Degradación ambiental; Preservación ambiental; Comunidad; Educación ambiental.

Abstract

Green areas historically have been managed in a way inappropriate to their purposes, both as urban or environmental, undermining the biota. These areas are typically governed by the development plans proposed by municipalities. However, proposals are also taken to the competent organisms by the community. The aim was to adequate the green area of the University Campus (UC) in Passo Fundo to its natural purpose: preservation area for park purposes. Therefore, this work was developed as collaboration for the execution of improvements in the green area of the UC, within the laws governing environmental preservation and taking into account community needs. With these actions, the green area came to have a social function for the community, which now operates actively in preserving the site.

Key Words: Urbanization; Environmental degradation; Environmental preservation; Community; Environmental education.


1. Introducción

El crecimiento desordenado de los centros urbanos afecta negativamente a la calidad ambiental y de vida de la población. Eso no es diferente para la comunidad del “Lote Ciudad Universitaria”, que posee un área verde mal gerenciada hace muchos años. El área verde fue históricamente manejada de forma inadecuada, tanto en su función urbana, cuanto ambiental. A través de la movilización de la comunidad, algunas propuestas fueron presentadas a órganos como la Municipalidad y el Ministerio Público Municipal a fin de transformar el área verde en una especie de parque urbano, que al mismo tiempo preservaría el ambiente y serviría de área de ocio a la comunidad. Así, el presente trabajo fue desarrollado con el objetivo de caracterizar y analizar el área, además de subsidiar técnicamente a la comunidad en el planeamiento y ejecución de mejorías, adentro de lo que rigen las leyes de preservación ambiental y delante de las necesidades de la comunidad.

Este trabajo se constituye en un análisis estructural y ambiental del área verde del Lote Ciudad Universitaria- Passo Fundo, insertándose en la línea de investigación Relación Sociedad-naturaleza-impacto ambiental.

1.1. La urbanización y su interferencia en las cuestiones ambientales

Desde 1950, la formación de las ciudades brasileñas viene construyendo un escenario de contrastes, típico de las grandes ciudades del Tercer Mundo. En ese sentido, con la creación de la mayoría de los Órganos Municipales, se acabó por atropellar los modelos de organización del territorio y gestión urbana tradicionalmente utilizados, que se mostraron inadecuados, pues, conforme [1], “el resultado ha sido el surgimiento de ciudades sin infra-estructura y disponibilidad de servicios urbanos capaces de soportar el crecimiento provocado por el contingente poblacional que emigró hacia las ciudades” (2005).

Los impactos ambientales, principalmente la cuestión del agua, difieren entre los países desarrollados y los que se encuentran en fase de desarrollo. Las formas de planearse el espacio urbano o hasta la falta de planeamiento de los mismos, también difieren, consecuentemente siendo así los impactos ambientales diferentes. Eso puede ser identificado a partir del Cuadro 1.

Cuadro 1. Comparación de los aspectos del agua en el medio urbano.

La degradación ambiental en los días de hoy está fuertemente unida a factores de ocupación y uso del suelo, una vez que las formas de ocupación y manejo ocasionan el tipo y grado de impacto, lo cual afecta de manera desigual el ambiente. Así, el uso del suelo se diversifica a partir de su ocupación por diferentes categorías sociales, de ahí la necesidad de considerarse factores político-económicos, socio-culturales y bióticos en el análisis de los procesos de degradación ambiental [2].

Se imagina que en el futuro las personas deberán vivir en áreas de habitación separadas por grandes parques verdes, intercomunicadas por transportes colectivos de alta tecnología, como trenes modernos. Nuevas tecnologías limpias serán utilizadas y, más importantes aun, políticas de equidad social y ecológica serán cada vez más investigadas. Consecuentemente, las ciudades podrán pasar de zonas focales de grandes disturbios sociales, políticos, económicos y ecológicos, a locales de crecimiento cultural y de compartimiento de ideas, tanto ecológicas cuanto tecnológicas, esa parece ser la única forma de nuestra sobrevivencia futura, pues, “[…] la gestión es la superación de problemas, especialmente factores de injusticia social, y la mejoría de la calidad de vida, ambos deberían ser vistos como perteneciendo al amplio dominio de las estrategias de desarrollo regional, nacional, etc. Planeamiento y gestión urbanos, vistos por esa óptica de ciencia social, son nada más que estrategias de desarrollo urbano, alimentadas por una investigación social básica, tanto teórica cuanto empírica” [3].

Si los procesos naturales fuesen reconocidos y aprovechados, representarían un poderoso recurso para la construcción de un hábitat urbano sostenible, pero, cuando son ignorados, amplían los problemas que cada vez más castigan a las ciudades, como deslizamientos, transbordes de ríos, polución del aire y del agua, entre otros [4].

El crecimiento de las ciudades y de los aglomerados urbanos generalmente incrementan los problemas de orden ambiental. Las agresiones al medio ambiente ocurren debido a una suma de factores relacionados básicamente al uso y a la ocupación desordenada del suelo, al crecimiento de la malla urbana sin el acompañamiento adecuado de recursos de infra-estructura y a la expansión inmobiliaria. Así, áreas inadecuadas son ocupadas por la población carente, o también por emprendimientos inmobiliarios, acarreando el comprometimiento de los recursos ambientales, con prejuicio para la sociedad como un todo, especialmente para los que son obligados a convivir día a día en situación precaria, ocurriendo así la falta del tratamiento paisajístico adecuado y la incompatibilidad de las actividades a las necesidades de los usuarios[5].

Para aprovechar las oportunidades inherentes al ambiente natural de la ciudad, se vuelve necesaria una nueva actitud para con el ambiente construido. En las palabras de [3]: “la ciudad necesita ser reconocida como parte de la naturaleza, siendo proyectada de acuerdo con eso. […] La naturaleza en la ciudad necesita ser cultivada como un jardín, en vez de ser ignorada o subyugada”. Así, las personas deben hacer su parte en la preservación y constitución de las áreas verdes en las ciudades.

La ciudad puede ser entendida como un ecosistema, en su sentido amplio, una unidad ambiental, adentro de la cual todos los elementos y procesos del ambiente son inter-relacionados e interdependientes, de modo que un cambio en uno de ellos resultará en alteraciones en otros componentes. Sin embargo, existen también diferencias ideológicas y conflictos de intereses que se confrontan en el ideario ambiental, reflejando en el escenario urbano [6].

Los grandes asentamientos urbanos concentran problemas ambientales tales como polución del aire, sonora e hídrica; destrucción de los recursos naturales; bien como problemas sociales: desintegración social; desempleo; pérdida de identidad cultural y de productividad económica. Muchas veces, las formas de ocupación del suelo, la provisión de áreas verdes y de ocio, la gerencia de áreas de riesgo, el tratamiento de las cloacas y el destino final de la basura colectada dejan de ser tratados con la prioridad que merecen, aunque la constitución volvió obligatorio el Plan Director para las municipalidades con más de 20 mil habitantes, definiéndolo como “el instrumento básico de la política de desarrollo y expansión urbana”, medio de expresión de las “exigencias fundamentales de ordenamiento de la ciudad”, y como parámetro para asegurar la función social de la propiedad urbana [4].

La ciudad se constituye como la forma en la cual los seres humanos se organizan para vivir en sociedad y proveer sus necesidades. Las agresiones al medio ambiente sugieren la necesidad de buscarse alternativas que minimicen las acciones humanas y promuevan la integración del ser humano con la naturaleza. Es necesario acabar con la destrucción del medio ambiente, que acarrea varios problemas típicos de las grandes ciudades, pero que también afectan a ciudades de pequeño porte, como transbordes de ríos, deslices de tierra, polución, entre otros. En ese contexto, “la deterioración ambiental, sea en áreas urbanas o rurales, es un problema que siempre existió en la historia de la humanidad”[…]. Los más graves problemas ambientales son principalmente un efecto de la urbanización sobre los ecosistemas, provocando una contaminación creciente de los recursos naturales, principalmente el aire y el agua [4].

“La existencia de cursos de agua también condiciona el crecimiento de la ciudad. Los riachuelos no son obstáculos a una ocupación urbana pudiendo ser canalizados o hasta desapareciendo con la ciudad” [7].

En las palabras de [7], para que “se efectúe la construcción de calles y la parcelación en terrenos, toda la vegetación del lugar es eliminada, lo que también provoca la desaparición de su fauna”.

El área analizada presenta riquezas hídricas, poseyendo tres nacientes, y como dice [8]: “usted puede iniciar la demarcación de las áreas de preservación permanente por las orillas de los ríos. Toda la franja a lo largo de los ríos es área de preservación permanente”.

En pleno siglo XXI, el agua se vuelve una preocupación, pues, siendo un recurso natural renovable y el consumo siendo cada vez mayor, además del saneamiento básico no siempre llega a todas las residencias, se sabe que las cloacas son direccionadas hacia los arroyos y/o riachuelos, tornándolos altamente contaminados. Así, como dice [9], “la contaminación de las aguas por las cloacas urbanas resulta en problemas muy serios, dentro de los cuales están la contaminación por bacterias patogénicas y la contaminación por substancias orgánicas capaces de ser transformadas por microorganismos”.

En un alcance general podemos decir que “el agua es el elemento de mayor importancia para todas las formas de vida de la Tierra” [9]. También existen autores como [10], que hablan de la importancia del agua, siendo que “el agua es vida, y por eso, es insustituible”.

En el área verde del Lote Ciudad Universitaria, se puede observar la riqueza de recursos hídricos, ahí se encuentran tres nacientes mal preservadas: la primera fue canalizada; la segunda y la tercera están degradadas por la inexistencia de la mata ciliar y existen solamente pequeños remanentes de mata secundaria. “Con el proceso de expansión de la ciudad y la incorporación de nuevos espacios para edificaciones, la naturaleza se modifica cada vez más en el medio ambiente urbano” [11].

1.2. Objetivos de la investigación

Los objetivos de la investigación fueron: analizar la vegetación y el suelo del área; diagnosticar la cuestión social y la percepción de los habitantes del lote y proponer medidas para recuperación ambiental del área.

Por lo tanto, la investigación jamás se haría posible sin el apoyo y la presencia constante de la comunidad en lo que dice respecto a la ejecución de las propuestas para la mejoría del área verde, pues la misma no ve el área como algo con que se pueda obtener intereses económicos y sí como un beneficio a la calidad de vida de los habitantes.

2. Materiales y Métodos

El área verde tiene cerca de 2 ha. y está ubicada en el Lote Ciudad Universitaria-LCU, Barrio Petrópolis, en la Ciudad de Passo Fundo-RS. El área es actualmente ocupada por la Delegación Civil y por una Sociedad Tradicionalista. En esa área se acompañaron las acciones de la comunidad en el periodo de 2005-2007. En la metodología utilizada fueron hechas acciones, como:

• Revisiones bibliográficas de las leyes y de autores que elucidan las tendencias de uso de áreas urbanas, tomando como referencia la cuestión de la sostenibilidad en el estudio de caso del LCU;

• Relevamiento del área, con la colecta de datos sobre la vegetación;

• Análisis del agua y del suelo, evaluando su nivel de calidad.

El análisis de agua fue hecho en las tres nacientes existentes en el lugar, buscando saber el grado de polución biológica y microbiológica. En el suelo, los muestreos fueron colectados en diversos puntos y a diferentes profundidades, en los huecos de colecta se retiraban las hierbas que estaban brotadas y con una pala se retiró cerca de 20 cm de suelo para mezclarlo en un recipiente con otras colectas semejantes para que se pudieran realizar los análisis de las mismas. Posteriormente, fue hecho el análisis de 20 a 40 cm de profundidad, también en diferentes puntos, con el objetivo de conocer cual es el nivel de acidez del suelo.

Por otro lado, se recabaron, a través de cuestionarios, informaciones sobre la vida socio-económica y la percepción de medio ambiente de los habitantes, situando en el contexto del área verde. Los resultados fueron tabulados y analizados en el sentido de verificar los principales problemas e indicar técnicas de manejo y restauración del área.

Fueron plantadas 500 mudas de especies nativas con el propósito de devolver al área su cara original, recuperando las nacientes, suelo y vegetación.

Se proporcionó a la comunidad un área de diversión, mejorando la calidad de vida de la población.

2.1. Caracterización y ubicación de la municipalidad de Passo Fundo

El aumento exagerado de las concentraciones demográficas urbanas, con relación a las áreas rurales, sobrevivió en términos económicos a los grandes productores agrícolas. Hubo una gran demanda de tierras en 1960, lo que ocasionó un fortalecimiento económico en el medio rural, o sea, “el flujo de capitalistas en la búsqueda de tierras de negocio en el año de 1960 evidencia un aumento de nuevos capitalistas en Passo Fundo” [12].

La municipalidad de Passo Fundo, ubicada al norte del estado de Rio Grande do Sul, entre las coordenadas geográficas 28º07′ y 28º25′ de latitud Sur y 52º17′ y 52º41′ de longitud oeste, con un área territorial de 754,40 km2, tiene como límites a las municipalidades de Pontão y Coxilha, al norte, Carazinho y Santo Antônio do Planalto, al oeste; Ernestina y Marau, al sur y Mato Castellano al este (Figura 1).


FIGURA 1. Mapa de localización de la municipalidad de Passo Fundo.

Passo Fundo se sitúa en el llamado Planalto Rio-Grandense, a 709 m de altitud (en el centro de la ciudad de Passo Fundo), siendo atravesado por la elevación denominada Coxilha Grande do Albardão, con sucesivas “coxilhas” y “chapadões”, con declividad decreciente en el sentido este-oeste, que forman el divisor de aguas de los lavados de los ríos Uruguay y Jacuí [14].

La ciudad de Passo Fundo, conocida como la capital del Planalto Médio, es una ciudad importante para toda la Región Norte del estado de Rio Grande do Sul, siendo la más grande de ellas, con 168.440 habitantes, según el Censo de 2000-IBGE, poseyendo una densidad demográfica de cerca de 220 hab/km2. Está situada a 687 m sobre el nivel del mar, su temperatura es agradable, siendo la media anual de 17,5 °C, registrándose la media más caliente en el mes de enero, 28,3 °C, y la media más fría registrada en el mes de junio, 8,9 °C.

Caracterizando la ciudad, no se puede dejar de citar que el régimen capitalista trajo el caos al medio urbano. Históricamente no podemos dejar de lado a autores como [15], que enfatizan: “En ciertas épocas hubo verdaderas eclosiones poblacionales rumbo a los ejes urbanos, fruto de la marginalización de una masa humana compuesta por descendientes de esclavos, nativos, peones de estancia, pequeños productores y todos los que perdieron sus funciones en la zona rural.”

La geomorfología es derivada de derrames basálticos profundos y bien drenados por la red hidrográfica del Río Passo Fundo, Río Taquari, Río Jacuí, Río da Várzea, Arroyo Miranda, Arroyo Pinheirinho, Arroyo Passo do Herval, Arroyo Chifroso, Arroyo Conceição, Arroyo Engenho Velho y Arroyo Santo Antonio. Los suelos pertenecen a los latossolos rojos con textura arcillosa. El relevo es ondulado, lo que regionalmente se puede llamar de coxilhas. El clima es del tipo temperado subtropical húmedo del tipo Cfa de Copen, posee características de subtropical húmedo con lluvias bien distribuidas durante el año.

3. Resultados y Discusiones

3.1. El área verde del lote ciudad universitaria y el análisis de la degradación ambiental

En el Lote Ciudad Universitaria viven aproximadamente 33 familias, representando diversas profesiones y clases sociales: agricultores, microempresarios, profesores, funcionarios públicos y de la FUPF, así como autónomos y estudiantes. El lote está compuesto por seis calles, siendo dos de ellas las más importantes por tener mayor tráfico, proporcionando acceso al noroeste a la FUPF, las demás son transversales a las anteriores, siendo de menor tráfico.

El área verde del LCU posee 17834 m2, está ubicada entre la Av. Brasil Leste y la BR 285; al lado del acceso a la Fundación Universidad de Passo Fundo, al Noroeste posee limite con la AFUPF. En la Figura 2tenemos un panorama general del área verde (área circundada).


FIGURA 2. Detalle del área retirado de la propuesta de Plan Director y Desarrollo Integrado de Passo Fundo, 2005.

En lo que se refiere a las características del área verde del Lote Ciudad Universitaria la ocupación del territorio es conforme a la aptitud del área, con presencia de construcciones en áreas próximas a las nacientes; presencia de aterramientos; área sin vegetación o con especies exóticas: eucaliptos y pinus, además de la presencia de nacientes de agua y talvegues primarios con problemas (Figura 2). Tratamiento inadecuado es dado a los nacientes (nacientes canalizadas o aterradas), generando polución de las aguas de las nacientes. Todavía se puede destacar una gran falta de respeto a las leyes de preservación de las aguas, conforme [16].

El lote, aunque esté localizado en una importante área de la ciudad de Passo Fundo, en donde circulan visitantes de la ciudad y de la Universidad de Passo Fundo, presenta históricamente problemas de estructura y abandono por parte de los poderes públicos y de la comunidad. Abajo siguen relacionados algunos problemas, ilustrando la situación:

• Ausencia de paseos, cordones en las calles y aceras en prácticamente todas las calles;

• Tráfico intenso de vehículos y de camiones (acceso a la BR 285, UPF y Av. Brasil);

• Depósitos de basura en las calles y en el área verde del lote;

• Terrenos baldíos, únicamente con el objetivo de especulación inmobiliaria;

• Ausencia de área de ocio y bienestar para la comunidad;

• Área verde, siendo utilizada de forma disforme a las leyes de preservación;

• Presencia de construcciones inacabadas;

• Práctica de aterramientos con suelos pobres y oriundos de horizontes C; Descuido en relación a los nacientes existentes en el área.

Los suelos al oeste del área son compuestos básicamente en Latossolos Brunos y Chernossolos. En la parte Este y Norte del área los suelos tienen origen de aterramientos pretéritos con horizonte C, o sea, suelos con características de roca basáltica, poco intemperizados y pobres química y físicamente. Un resumen de las características químicas y físicas está descrito en la Tabla 1.

Tabla 1. Características físicas y químicas de los suelos, en dos profundidades, en las zonas Este y Norte del área verde del Lote Ciudad Universitaria-Passo Fundo.

Estos suelos son de origen extra-área, dada a través de aterramientos, por eso la mejoría de este suelo debe pasar por la introducción de especies nativas que se adapten a las condiciones descriptas anteriormente. Las especies nativas pioneras producirán material vegetal, mejorando el suelo paulatinamente a través del incremento de carbono orgánico en el suelo. Este proceso inmovilizará materia orgánica, mejorando las propiedades químicas y físicas del suelo, como capacidad de retención de cationes y agua. Se espera que el proceso de recuperación sea rápido, pues las plantas nativas de mayor porte, como la “açoita-caballos”, loro, cedro, grápia, ipe amarillo y morado, cabriúva y angico son más susceptibles a las condiciones de los suelos. En el momento de la plantación de las mudas, se hizo una cueva con tamaño compatible a la muda, de forma de ser llenada con el material orgánico.

En las cuevas, el aporte de material orgánico e irrigación periódica pos-plantío son prácticas recomendables para garantizar el desarrollo brotatorio de las mudas. Sin embargo, la irrigación, en este proyecto, no podrá ser hecha en consecuencia de los problemas de infra-estructura del área.

El desafío más grande de esta área es dar condiciones mínimas de suelos a las mudas de especies nativas para que enraícen. Es fundamental que estas especies se desarrollen a una velocidad satisfactoria, debido a que pueden debilitarse y ser suplantadas por las especies exóticas. El área verde del lote ciudad universitaria fue históricamente utilizado en beneficio de otros y no de los habitantes del lote. La aptitud original del área es la de parque urbano, con énfasis en la preservación permanente de los recursos en él contenidos. Entretanto, paulatinamente el área fue cedida para entidades a fin de construir sedes sociales y otros. En consecuencia a esta política pretérita, diversos problemas sobrevinieron al área, afectando directa e indirectamente a la comunidad. Los efectos directos fueron, entre otros, la eliminación de la posibilidad de destinar el área para fines de ocio, y la disminución de la calidad de vida de los habitantes. Indirectamente, el vínculo entre los habitantes fue desfavorecido debido a la construcción de sedes sociales de entidades que no tienen ningún vínculo con la comunidad.

Dicha situación, a pesar de ser muy común en ciudades brasileñas, sirvió de factor motivador para que la Asociación de los Habitantes del Lote Ciudad Universitaria reivindicara el área y que fuera integrada funcionalmente al lote y a la comunidad.

La ausencia de un área de ocio y de convivencia para la comunidad, sumada al uso incorrecto del área verde, originalmente destinada al lote Ciudad Universitaria, motivó a la comunidad, y, consecuentemente, nuestra intervención a través de este proyecto. El proyecto es concordante con el Plan Director de Desarrollo Integrado de la Municipalidad de Passo Fundo en lo que hace al artículo 21, que dice: “Constitúyanse directrices para la gestión del patrimonio paisajístico de Passo Fundo”, incisos:

I. Preservación de los espacios de relevante potencial paisajístico y natural en vista de su importancia para la calidad de vida y para las actividades direccionadas al ocio;

II. Preservación y recomposición de mata ciliar a lo largo de los ríos y arroyos;

III. Recuperación y adecuación de áreas degradadas y de preservación;

IV. Educación ambiental con enfoque en la protección del medio ambiente.

Incluso, el proyecto fue presentado en audiencia, en la presencia del excelentísimo Jefe de la Municipalidad de Passo Fundo, Sr. Airton Dipp.

Los objetivos del proyecto fueron:

a. Proteger las nacientes de agua presentes en el área;

b. Reinstalar la vegetación en las áreas desprovistas, recuperar el suelo y manejar la vegetación existente;

c. Transformar el área en parque destinado al ocio ecológico en dónde la comunidad pueda visitar y desarrollar un sentimiento de responsabilidad con el patrimonio natural y social de la ciudad;

d. Involucrar a la comunidad, concientizándola de las cuestiones ambientales y de la preservación de su hábitat;

e. Involucrar a los alumnos de grado de la FUPF en acciones de investigación y extensión.

3.2 Las nacientes y el modelo de recuperación de la vegetación nativa aplicado al lugar

En lo que concierne a las nacientes, todas fueron, de alguna forma, mal preservadas y/o enterradas (Figura 3). Las nacientes en situación más grave son la primera (más al norte), que fue dejada desnuda, sin cualquier vegetación ciliar, y la tercera (más al sur = naciente 1), que fue aterrada.


FIGURA 3. Detalle del estado de una naciente en el área del Lote Ciudad Universitaria – Passo Fundo.

Para la zona en dónde se encuentran las nacientes, está previsto:

• Limpieza de todo y cualquier material extrínseco a la condición natural del medio, incluso latas, plásticos y residuos.

• Eliminación de la vegetación exótica, como pinus y eucalipto, especies que interferirán en el crecimiento y desarrollo de las mudas nativas implantadas. Esta acción también será extrapolada para el total del área en caso de que haya necesidad.

• Revegetalización del suelo en un rayo de 50 m de las nacientes; ley: en las nacientes, aunque intermitentes, y en los llamados “ojos de agua”, cualquiera que sea su situación topográfica, en un radio mínimo de 50 m de ancho; (Redacción dada por la ley N° 7.803 de 18.7.1989). El Código Forestal Estadual establece en el Art. 2º: Considerase de preservación permanente, por efecto de esta ley, las forestas y demás formas de vegetación natural ubicadas en las nacientes, así como en los llamados “ojos-de agua”, sea cual fuere su situación topográfica;

• Monitoreo de la calidad de agua desde el punto de vista organoléptico, químico y microbiológico. Esta acción dependerá de la filantropía de órganos competentes para la realización de las análisis;

• La selección de las especies utilizadas será de acuerdo con la clasificación en cuanto al hábito de crecimiento y ecológico (Tabla 2) y en cuanto a la disponibilidad de donaciones de mudas y semillas. Las especies nativas herbáceas y de forración serán implementadas en un primer momento a fin de cubrir el suelo. Las plantas arbóreas serán implantadas para que en el futuro cubran el suelo a través de su dosel.

Tabla 2. Características de los diferentes grupos ecológicos que serán implementados en el área del Lote Ciudad Universitaria en Passo Fundo.

En los últimos años el área pasó por un proceso de abandono, en dónde el aporte de semillas de forma anemométrica de invasoras transformaron la vegetación restando predominantemente especies exóticas con gran capacidad contaminante. Las plantas mencionadas son típicas de áreas abandonadas y se originaron ahí debido a la llegada de semillas vía pájaros, en la tierra de aterramiento o también por vía aérea.

Entre tanto, el área presenta vegetación nativa remaneciente en forma de macizos, principalmente circundando los nacientes, poseyendo la función de mata ciliar. Sin embargo, estos macizos circundan, en pocos metros, las nacientes y sufren presiones ecológicas de las especies exóticas mencionadas.

Así, la intervención del hombre a través del manejo de las especies exóticas y nativas se hace necesaria. La eliminación de las especies exóticas más rusticas y agresivas es práctica recomendable. La limpieza de estas especies está prevista en este proyecto. Esta práctica tiene en vista revertir la relación de fuerza en la sucesión vegetal, en pro de las especies nativas actuales o que serán implantadas por plantío de mudas o por resiembra artificial.

Por lo tanto, los macizos de plantas nativas se pueden separar más fácilmente, además de posibilitar la germinación de semillas de las especies nativas, como hierba mate, canela, aroeira, entre otras que forman parte del macizo. En una etapa subsiguiente, la preparación del suelo y la introducción de especies nativas serán realizadas.

El modelo que intercala especies de pioneras, secundarias y climáticas en un espacio cerrado de 4×4 metros fue adoptado en este proyecto.

Ese método se aplica con éxito en pequeñas áreas. Es un modelo bastante denso, que soporta 4000 plantas/ha. Entre las mudas plantadas, sobre las entrelíneas, serán sembradas gramíneas estoloníferas como la Paspalun notatun o césped forquilha. Esta práctica auxiliará en la preservación y limpieza de las entrelíneas sin la germinación de especies contaminantes exóticas.

Con relación a los deseos de los habitantes de lo que debe haber de ocio en el área verde del lote, los mismos quieren cuadras para la práctica de deportes, bancos para sentarse a la sombra de los árboles, posibilitando la convivencia más realista entre los vecinos y una plaza equipada con lo que sea necesario para el entretenimiento de los niños. En ese sentido, un proyecto de recuperación del área fue realizado, incluso con un anteproyecto paisajístico para la revitalización del mismo.

Una vez más los habitantes muestran necesitar de esta área verde para hacer efectiva la organización de la plaza, para que los mismos puedan mantener una convivencia más cercana. También se percibe que están comprometidos para que la manutención del área sea posible y lleve al desarrollo del lote. Los objetivos del proyecto “Área verde” llevan a la recuperación del área, atendiendo a los propósitos de los habitantes.

En la Figura 4, está explicada la situación anterior y posterior a la implementación del proyecto en el Área verde.


FIGURA 4. Situación anterior y posterior a la implantación del proyecto en el Área Verde.

En cuanto a las acciones para la mejoría y preservación del área verde del Lote Ciudad Universitaria, se tiene:

• Creación de área verde en conjunto con la población del lote;

• Protección de las nacientes de agua;

• Reforestación de las áreas adyacentes a las nacientes con especies forestales nativas: Corticeiras, açoita- cavalos, pitangas, angicos, ipes, guabiroba, bracatinga (pionera), araucária, cedro;

• Creación del área de diversión para niños y adultos;

• Cancha de fútbol y bocha;

• Huerta comunitaria;

• Iluminación Pública;

• Creación de senderos para caminatas;

• Entre otros.

4. Consideraciones Finales

Se observó que los habitantes del lote sienten la necesidad de cuidar del área verde y de todo el espacio público o particular, pues, todos los entrevistados se comprometieron a ayudar en lo que fuere necesario para que el lugar en donde viven quede más bonito y ambientalmente más adecuado.

Se percibió que la comunidad se organizó y ejerció su ciudadanía en el proceso de reivindicación y de ejecución del proyecto. La vegetación del área fue revitalizada, con la introducción de especies nativas; las nacientes fueron protegidas, con la implementación de la vegetación adentro de lo preconizado por la legislación ambiental, parte del área fue adecuada al ocio de la comunidad; y aun, la comunidad reconoció la necesidad de las mejorías presentadas en el transcurso del desarrollo del proyecto.

Los habitantes pertenecen a la clase social media, en donde existe una preocupación con el acceso a una infra- estructura básica en un espacio urbano, pero, como el lote se ubica en un lugar más alejado del centro de la ciudad, se percibe que el Poder Público no siempre cumple con su papel, que es el de primar por el bienestar de todos los habitantes, ya que existen reclamos en cuanto a la falta de desmaleza en las calles y problemas con las cloacas.

Fue posible constatar el avance de los objetivos propuestos, siendo importante mencionar que durante su realización se pudo hacer además del diagnóstico del área, el acompañamiento de la implementación de mejorías anheladas por la comunidad y con la participación efectiva de la misma. En ese contexto, la acción geográfica fue de extrema importancia en las diferentes etapas de uso del territorio en ambientes urbanos.

Referencias Bibliográficas

1. Nefussi, N.; Licco, E. Solo Urbano e Meio Ambiente. Disponible en: http://www.nemo.uem.br/ (verificado en 13 Mar. 2008).         [ Links ]

2. Fanton, G. Diagnóstico das Condições Ambientais do Espaço Urbano do Município de David Canabarro-RS. Monografia do Curso de Geografia, do Instituto de Ciências Exatas e Geociências, da Universidade de Passo Fundo. Passo Fundo, 2007.         [ Links ]

3. Souza, M. L. de. Mudar a cidade: uma introdução crítica ao planejamento e à gestão urbanos. 3. ed. Rio de Janeiro: Bertrand Brasil, 2004.         [ Links ]

4. Chaffun, N. Dinâmica global e desafio urbano. In: Bonduki, N. (Org.) Habitat: as práticas bem-sucedidas em habitação, meio ambiente e gestão urbana nas cidades brasileiras. (pág. 18 a 37) 2. ed. São Paulo: Studio Nobel, 1997.         [ Links ]

5. Lorensini, C. et al. Equívocos no planejamento urbano de Santa Maria-RS. Disponible en: http://www.vitruvius. com.br. (verificado en 5 Jul. 2008).         [ Links ]

6. Leff, E. A complexidade ambiental. São Paulo: Cortez, 2003.         [ Links ]

7. Spósito, E. S. A vida nas cidades. 2. ed. São Paulo: Contexto, 1996.         [ Links ]

8. Primack, R. B. Biologia da conservação. Londrina: Rodrigues, 2001.         [ Links ]

9. Magossi, L. R.; Bonacella, P. H. Poluição das águas. São Paulo: Moderna, 2003.         [ Links ]

10. Bouguerra, M. L. As batalhas da água: por um bem comum da humanidade. 2004.         [ Links ]

11. Souza, M. S. de. Meio ambiente urbano e saneamento básico. Revista de Geografia UFC, v. 1, 2002.         [ Links ]

12. Rückert, A. A. Metamorfoses do território: a agricultura de trigo/soja no planalto médio rio-grandense 1930- 1990. Porto Alegre: Editora da UFRGS, 2003.         [ Links ]

13. Tedesco, J. C.; Dalsoto, A. Relações de trabalho informais no conjunto das estratégias de sobrevivência na periferia urbana de Passo Fundo. (pág. 67 a 90). In: Urbanização, exclusão e resistência: estudo sobre o processo de urbanização na região de Passo Fundo. Passo Fundo: Ediupf, 1998.         [ Links ]

14. Oliveira, F. A. X.  Annaes do município de Passo Fundo . Passo Fundo: Universidade de Passo Fundo, 1990, 1v.

15. Moura, T. M. B; Fioreze, Z. G. Transformações do espaço urbano: um estudo de caso da relação indústria/ bairro em Passo Fundo. (pág.152 a 194). IN: SILVA, Ana Maria Radaelli da. (org.) . Estudos de geografia regional: o rural, o urbano e o urbano na região de Passo Fundo. Passo Fundo: Upf , 2004.

16. Resolução CONAMA Nº 20, de 18 de junho de 1986. Disponible en: http://www.mma.gov.br/port/conama/res/ res86. (verificado en 19 Mar. 2008).         [ Links ]

Recibido: 26/06/08.
Aprobado: 13/02/09.

Revista Ambienta: Áreas verdes en las ciudades

Ambienta

Nuevas formas de entender la naturaleza urbana

ÁREAS VERDES EN LAS CIUDADES

Versión imprimible en pdf
Carlos Priego González de Canales
Instituto de Estudios Sociales Avanzados
IESA-CSIC

En las últimas décadas, se ha experimentado una profunda transformación del paisaje, afectando de forma considerable a los sistemas ecológicos y ambientales de nuestras ciudades. Según los informes de las Naciones Unidas, más del cincuenta por ciento de la población mundial vive en las zonas urbanas, proporción que aumentará al setenta por ciento en los próximos cincuenta años. Es innegable que existe un fuerte crecimiento urbano, que afecta al paisaje urbano que habitamos. Las aldeas se están transformando en pueblos, los pueblos en ciudades y las ciudades en megaciudades, por medio de un continuo éxodo desde el campo al núcleo urbano más próximo. Sin embargo, este crecimiento no se produce de la misma forma en todas las regiones del planeta. Según el informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) presentado en la Cumbre de Johannesburgo, las proyecciones de la población para el 2025 ascenderán a unos 9.300 millones de personas, creciendo a razón de 75 millones de personas por año -en torno al 1,5% de promedio-, en su mayor parte correspondiente a los países en vías de desarrollo, que para el año 2050 triplicarán su población hasta alcanzar los 1.860 millones de personas.
Centro ciudad abarrotado de gente[El grado de crecimiento de las ciudades provoca que los parámetros convencionales de ajuste del crecimiento urbano se queden obsoletos. ]EL CRECIMIENTO DE LA CIUDAD Y SU REPERCUSIÓN EN LA SOCIEDAD

Pese a tal crecimiento, el aumento demográfico de la población no ha estado distribuido proporcionalmente, sino que las ciudades han acogido por termino medio en torno al 80% de ese aumento anual (FNUAP). Este desmesurado crecimiento de las ciudades, no sólo se debe a un proceso biológico reproductivo de la población, sino que las ciudades están creciendo, en gran parte, por la migración, tanto del entorno rural, como por los ciudadanos de otros países o regiones. La búsqueda de estabilidad laboral, seguridad alimentaria, educación y en definitiva, oportunidades de vida, han sido los condicionantes para que una población con fuertes arraigos a los entornos naturales emigrase a la ciudad.
En 1990 las 100 ciudades más grandes del mundo albergaban a 540 millones de personas, y de esas 100, en las 20 mayores ciudades, vivían cerca de 220 millones de ciudadanos. Las ciudades de más de 10 millones de personas, denominadas “megaciudades”, constituyen aglomerados de continua urbanización que se extienden por cientos de miles de hectáreas, anteriormente ocupadas por recursos naturales. Sólo dos de las diez ciudades más grandes del mundo se encuentran en zonas desarrolladas (Tokio y Nueva York), y alguna de ellas dejará pronto de estar entre las primeras. Las restantes son del Tercer Mundo o de los denominados países en vías de desarrollo (Seúl con más de 25 millones de habitantes, Shangai rozando los 25 millones, Delhi en la India con 23 millones, México, Bombay o Sao Paulo son algunos ejemplos de ciudades que sobrepasan con creces la cifra de los 15 millones de habitantes.
Esta constante evolución en el crecimiento de la población en las ciudades ha repercutido en el cambio del uso del suelo, provocando importantes efectos tanto desde el punto de vista ambiental como social y económico. Este crecimiento ha ocasionado que aquellas ciudades que siempre habían sido consideradas como un ecosistema vivo se hayan tenido que adaptar a las nuevas necesidades del habitante.
A pesar de que la supervivencia de la sociedad ha dependido siempre de la salvaguarda del equilibrio entre las variables de población, recursos y medio ambiente, parece ser que los nuevos modelos de habitabilidad han provocado importantes efectos negativos en la calidad de vida de sus habitantes. El precio desorbitado de la vivienda, el aumento de la contaminación, bien atmosférica, o bien de las aguas o del suelo, la disminución de las superficies naturales, junto con el estrés, el tiempo invertido en el transporte y los trastornos psicológicos, ocasionados por un mundo que corre cada vez más deprisa son algunos de los problemas con los que el ciudadano tiene que vivir diariamente.

Gráfico que muestra las respuestas a la pregunta[Sobre los problemas del medio ambiente, ¿Podría Ud. decir los dos más importantes que tiene su localidad?]PROBLEMAS DEL CIUDADANO

El resultado de estos efectos es el declive en la vitalidad de los espacios urbanos así como en los estándares de calidad de vida del ciudadano. Si preguntamos a la gente qué entiende por ciudad, es seguro que nos respondieran con términos tales como coches, edificios, tiendas y gente entre otros, y si les preguntamos por el tipo de vida que hay en la ciudad, muchos hablarán de prisas, atascos, ruido y estrés. Serán pocas las personas que relacionen los términos “ciudad” y “calidad de vida”. Según el Ecobárometro de Andalucía del año 2010 -encuesta anual de carácter medioambiental que realiza el IESA-CSIC- la población andaluza tiene una especial preocupación por el estado del medio ambiente del lugar donde vive, destacando como el principal problema urbano el ruido (28,8%) seguido de la suciedad de las calles con un 28,4%, los residuos sólidos urbanos con un 25,1% y la falta de parques y jardines con un 21%.

Para combatir estos problemas la conferencia internacional que se desarrolló en Singapur bajo el lema “Vivienda sostenible: trazando nuevas fronteras”, apostó por que las ciudades fueran nuevamente diseñadas para avanzar hacia nuevos modelo de ciudades más sostenibles tanto económica, como social y ambientalmente. En este sentido, el reto de la Unión Europea está en incorporar la sostenibilidad a la ciudad existente, apostando por nuevos desarrollos urbanos, donde los espacios verdes urbanos jueguen un papel primordial en el aumento de la calidad de vida de la población.

Parque urbano con gente[El llamado “efecto restaurador de la naturaleza” permite a las personas el relax necesario para afrontar una vida de estrés. ]NATURALEZA Y CIUDAD. BENEFICIOS DE LAS ÁREAS VERDES URBANAS A LA SOCIEDAD

No podemos pasar por alto que la mayoría de los trabajos realizados sobre los beneficios que aportan las áreas verdes urbanas a la población están llevadas a cabo en Norteamérica y en países del Norte de Europa. Esto no quiere decir que no existan investigaciones interesantes en el campo de la Ecología Urbana en Latinoamérica o en los países mediterráneos, sino que estas investigaciones apenas transcienden a los canales de difusión científica, ya que suelen estar copados por países con más tradición y experiencia en el campo del uso, gestión y planificación de los espacios verdes urbanos.

La importancia de las zonas verdes en las ciudades radica en los efectos positivos que tienen sobre la población residente, efectos que pueden manifestarse en varios ámbitos de carácter social: En la conciencia ambiental o ecológica; en el proceso de enraizamiento (embeddedness) de la comunidad y de construcción de identidades socioculturales, en el sentimiento de seguridad, o en la salud mental y física de los ciudadanos entre otros.

Conciencia ecológica

El mencionado Greening Process o extensión de las zonas verdes en las ciudades contemporáneas representa una importante oportunidad para que la población aprenda acerca de los principios ecológicos y de sus interconexiones con el mundo circundante. La mera observación que el viandante tiene sobre los espacios verdes, así como el contacto con la naturaleza que le rodea, ha permitido adquirir al habitante de la ciudad un aprendizaje experimental sobre el funcionamiento de algunos ecosistemas urbanos. Algunos estudios realizados por la Agencia de Medio Ambiente de Canadá en 1999 mostraban que un 43% de los canadienses participaban en actividades al aire libre en áreas naturales y que un 40% participaban en actividades relacionadas con la vida silvestre en sus propias residencias o en zonas cercanas a ellas. Con esto podemos señalar que el contacto con la naturaleza, bien sea en el hogar, en la ciudad o en los parques naturales es de una importancia fundamental para desarrollar una conciencia ambiental cada vez más involucrada en el conocimiento y la conservación del entorno natural. La educación ambiental es mucho más que impartir una clase de biología o visitar un centro de interpretación de la naturaleza, es el resultado de una experiencia directa y constante, asimilada a través del contacto diario con la naturaleza en los lugares donde vivimos, en las calles que recorremos o en los árboles que nos dan sombra. En consecuencia, el entendimiento de las bases de la interacción entre la sociedad y la naturaleza debe empezar en los lugares donde los ciudadanos viven y pasan su tiempo libre, es decir, en los núcleos urbanos.

Recientes evidencias también sugieren que la participación directa de los ciudadanos, por medio del voluntariado, en los llamados Procesos de Naturalización, genera en los ciudadanos fuertes lazos de afectividad y conexión con el medio natural en el que están interviniendo. Los procesos de restauración de zonas abandonadas, mediante la creación de zonas verdes, o la adecuación y limpieza de zonas altamente degradadas ofrecen indudables beneficios sociales que debieran ser potenciados, como el gran sentido de identificación con la naturaleza y los altos niveles de satisfacción que obtienen los que participan en dichas tareas.

Enraizamiento en la comunidad e identidad sociocultural

Los grandes asentamientos urbanos se caracterizan por el ruido, la muchedumbre, y la falta de privacidad entre otros, efectos todos ellos que estarían induciendo al debilitamiento de los lazos sociales entre los vecinos e impidiendo, de algún modo, el sentido de comunidad. Esto podría explicar el descenso del capital social en las grandes urbes y la falta de integración de los individuos en sus comunidades de referencia, dando lugar a problemas de anomia o carencia de normas sociales. La literatura sugiere que una mayor interacción de los ciudadanos con los espacios naturales y la existencia de zonas verdes en las barriadas de las grandes ciudades, para el ocio y el esparcimiento de los vecinos, pueden inducir entre ellos al desarrollo de valores compartidos, es decir, el enraizamiento de los individuos en sus comunidades de referencia.

Algunas experiencias demuestran cómo la implicación de los vecinos en programas de creación de espacios verdes en sus barriadas, facilita el conocimiento mutuo entre los participantes y su interacción social, desarrollando un sentimiento de identidad con el entorno, además de generar altos niveles de satisfacción personal por elegir y controlar las condiciones de su propio entorno natural.

Estos programas ponen de manifiesto que una comunidad unida dota a los vecinos de un elevado sentido de pertenencia y ayuda mutua, y de una mayor capacidad para la formación de organizaciones locales, al tiempo que los dota de mayores recursos organizativos para defenderse contra el crimen y la delincuencia y para movilizarse en el ámbito político.

Algunos estudios sobre las personas mayores, han demostrado que cuando este colectivo está formado por individuos con fuertes conexiones sociales en su comunidad, se producen menores niveles de mortalidad, tasas más reducidas de suicidio y niveles más elevados de salud física y mental, al tiempo que se manifiestan menos temerosos de ser víctimas del crimen y la delincuencia.

Tanto el deporte como el juego son dos razones esenciales para que los espacios verdes urbanos sean necesarios y los usuarios sigan visitándolos. Sin embargo, estas actividades requieren de una planificación o zonificación del parque, así como de aquellos elementos necesarios que puedan crear un sentido de lugar o pertenencia al entorno donde están ubicados. Son muchos los parques alrededor del mundo que incluyen numerosos atractivos para sus usuarios, indiferentemente de su edad y sexo: juegos de agua, campos de futbol, estanques para remar, animalarios, exposiciones al aire libre, etc.

Las bases del diseño, por lo tanto, deben ser multifuncionales y multiculturales, y los conceptos de uso y lugar deben se compatible y deben estar unidos. Los diversos espacios de la ciudad tienen potenciales diferentes dependiendo de factores tales como su uso, accesibilidad, carácter biológico y físico, propiedad, zonificación y límites legales, entre otros. De este modo, y aplicando la misma filosofía que en los planes de ordenación y gestión urbana, no todos los usos pueden aplicarse en todos los lugares, o no necesariamente al mismo tiempo. La posibilidad de poder elegir entre varios espacios, y que todos y cada uno de ellos satisfagan la diversidad social de la ciudad, tienen que ver con la calidad de vida de la ciudad y de sus ciudadanos.

Sentimiento de seguridad

En este aspecto, podemos destacar que la creación de zonas verdes en las ciudades y la presencia de áreas ajardinadas en los barrios aumentan la sensación de seguridad en los vecinos, disminuyendo las tasas de criminalidad y reduciéndose las expresiones de violencia. En su trabajo, Jacobs (1961) introduce la idea de “ojos en la calle” para explicar cómo la presencia de personas en los espacios públicos destinados al esparcimiento ayuda a controlar el crimen y aumentar la seguridad ciudadana. Otras expresiones de esta misma idea son los conceptos de “control social del vecindario” y “funcionamiento territorial”, conceptos que se refieren a la habilidad de la comunidad para controlar el comportamiento de sus vecinos en su propio espacio interviniendo si fuera necesario. En esta misma línea se afirma cómo el fortalecimiento de los vínculos sociales entre vecinos logra disminuir los niveles de vandalismo y criminalidad.

El hecho de vivir en contacto con la naturaleza podría ser un indicador en el grado de disminución de la violencia doméstica. Hasta tal punto que estudios empíricos han observado cómo en casas con zonas verdes y arbolado, los niveles de violencia y conflictos familiares eran menores que en casas con poca o ninguna arboleda en su recinto. El argumento de estos resultados está basado en que los vecinos que tienen una estrecha relación con la naturaleza, encuentran de forma más fácil diferentes vías para la resolución de conflictos y tensiones surgidas de frustraciones personales. Esta afirmación se corrobora con el hecho de que, en los disturbios en la ciudad de Los Ángeles, tras la sentencia del caso Rodney King, las barriadas con zonas ajardinadas fueron las menos dañadas, mientras que los otros barrios sufrieron daños severos.

Mejora de la salud física y mental

Los resultados de algunos estudios han permitido establecer una asociación entre, por un lado, la disminución del estrés y la mejora de la salud física de los residentes urbanos, y por otro, la presencia de arbolado y bosques en sus barriadas y, por supuesto, la percepción positiva de los ciudadanos respecto a la existencia de esas zonas verdes en la ciudad. Tales estudios han demostrado que los vecinos que viven rodeados de paisajes con árboles y vegetación presentan estados fisiológicos más distendidos que aquellos que viven en entornos sin naturaleza. No hay duda de que la experiencia en la naturaleza, la contemplación de paisajes y entornos naturales produce todo un conjunto de beneficios y bienestar a los usuarios de estos espacios.

Numerosos estudios han puesto de manifiesto el llamado “efecto restaurador de la naturaleza” que permite a las personas el relax necesario para afrontar una vida de estrés.
Este efecto restaurador es buscado, ahora más que nunca, entre una población cada vez más urbana, donde las distancias de desplazamiento son cada vez mayores y el tiempo para el ocio es menor. En definitiva una población alejada de los sistemas naturales y que demanda un mayor numero de espacios recreativos en las ciudades.

Foto de un camino en un paqrue[Las mejoras en la accesibilidad de los entornos naturales, incidirán directamente en el derecho que tienen todas las personas a beneficiarse y disfrutar de los espacios verdes.]VALORACIÓN DE LOS ESPACIOS VERDES URBANOS: NO TODO VALE

Hoy en día, es un hecho comprobable que el deseo de estar en contacto con la naturaleza o al “aire libre” va cobrando cada vez más interés. La mera presencia de espacios verdes urbanos en las ciudades constituye uno de los aspectos empleados hoy en día para medir el grado de calidad de vida de los ciudadanos. Más allá de las consideraciones estéticas, la naturaleza urbana empieza a ser percibida como un elemento integrador entre las valoraciones económicas, ambientales y sociales, así como un elemento de identidad y referencia.

Considerando estos beneficios, algunos organismos, tanto nacionales como internacionales, se han aventurado en la tarea de valorar cuánta naturaleza sería necesaria en las ciudades para que sus habitantes puedan alcanzar un pleno desarrollo. Este hecho ha desencadenado una guerra de cifras y, por supuesto, un ranking de ciudades que se consideran a si mismas sostenibles o verdes, sin considerar otros aspectos, no menos importantes, como la calidad o el uso de estos espacios verdes.

Indicadores arrojados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) así como por la Ley de Ordenación del Territorio española marcan un mínimo de 10 metros cuadrados de parques, jardines y espacios verdes públicos por habitante para cubrir las necesidades “sociales” actuales de la ciudadanía. Este indicador, que a simple vista podría suponer una meta para el conjunto de las ciudades españolas se enfrenta a numerosos problemas en su aplicación. El problema radica en que en numerosas ocasiones, estos espacios verdes no han contado con una evaluación positiva que analice el futuro uso social que los ciudadanos podrían darle, por lo que, en la mayoría de los casos, no están diseñados para que se rentabilicen “socialmente”. A menudo, estos lugares presentan limitaciones sociales, fundamentalmente cuando están diseñados para un determinado grupo social, discriminando, por consiguiente, al resto de la población, ejemplos claros son los campos de golf que muchas ciudades los incluyen en su red de parques urbanos. Resultados similares se han encontrado sobre las preferencias de los ciudadanos en el uso de los espacios naturales urbanos, donde, para cada zona verde habría un “área teórica de influencia” formada por una cantidad de población potencialmente usuaria de dicho espacio natural.
Gráfico sobre tiempos de desplazamiento hasta el parque[Tiempos de desplazamiento hasta el parque más cercano]LOCALIZACIÓN DEL LUGAR Y SU ACCESIBILIDAD

Cuando nos referimos a la localización del espacio natural y de su accesibilidad, nos estamos refiriendo a las posibilidades que tienen los individuos de poder utilizar físicamente las zonas verdes. Esta limitación es un factor importante a la hora de contabilizar la superficie de espacios verdes útiles, o disponibles, que existen en la ciudad. Este factor no es sólo un factor objetivo, sino también subjetivo, al estar relacionado con la percepción social que tiene el individuo de la distancia que tiene que recorrer y el medio utilizado para ir a un parque. Algunos estudios demuestran cómo los usuarios prefieren ir andando a los espacios verdes públicos, fijando en 5 minutos el tiempo medio que dedican para desplazarse desde su lugar de residencia al lugar donde está situada la zona de esparcimiento, tiempo que equivale a una distancia promedio de 0,5 Km.

Gráfico sobre sentimientos cuando se visita un parque[¿Qué sentimientos tiene una persona cuando visita un parque?]CALIDAD DE LA EXPERIENCIA

Sin embargo, la distancia y accesibilidad no son factores suficientes para que una zona verde sea atractiva para los ciudadanos. Es necesario que el espacio natural tenga una calidad apropiada para despertar en el usuario lazos emocionales, y le haga sentirse satisfecho con su entorno. La calidad de los espacios verdes urbanos es un elemento subjetivo, ya que tiene que ver con el modo en que son percibidos por los usuarios, y con el significado que tienen para ellos. Se sabe por numerosos estudios que estos aspectos dependen de la cultura de los individuos. De este modo, un mismo tipo de zona verde tendrá significados diferentes y generará grados distintos de satisfacción en los usuarios, según la base cultural y estilos de vida en los que los usuarios hayan sido socializados. De ahí que será necesario analizar cuál es el sentimiento que los espacios verdes urbanos generan en los ciudadanos, y cuáles son los motivos por los que acuden a dichos espacios de ocio y esparcimiento. De esta forma, y después de este análisis, se estará en condiciones de establecer unos parámetros de diseño y composición para cada tipo de población y cultura. No obstante, estos estudios han señalado la existencia de algunos parámetros físicos de calidad que son comunes a las distintas culturas, como son los que incluyen aspectos relativos a la superficie del espacio verde y a su estructura paisajística. Así, por ejemplo, zonas demasiado pequeñas favorecen las aglomeraciones, generan ruido y ofrecen vistas inapropiadas que no estimulan el descanso y el relax del usuario; mientras que espacios demasiado grandes pueden provocar sensaciones de miedo e inseguridad asociadas al vandalismo y la delincuencia.

Respecto a la estructura paisajística, se sabe que un determinado paisaje, asociado a eventos históricos, puede reflejar la identidad cultural de la ciudad y contribuir a reforzar los lazos de identidad de la población.
Podemos considerar por tanto, que la calidad de una zona verde tiene mucho que ver con el valor que le da el usuario a su experiencia de visitarla, hasta el punto que si la experiencia no es buena lo más probable es que no la repita. En ese sentido, la ya mencionada sensación de inseguridad es un aspecto de influencia negativa en la experiencia personal, pero también lo es el desagrado que puede producir en el usuario encontrar un parque sucio y con señales de abandono debido a la negligencia de los responsables de su gestión y mantenimiento (coches abandonados, caminos difíciles de transitar para las personas mayores o para los cochecitos de los bebés, zonas estéticamente bellas, pero peligrosas para que los niños jueguen en ellas, etc.). Tales factores negativos necesitan ser identificados, cosa que es posible mediante las técnicas adecuadas de investigación (observación, entrevistas, dinámicas de grupo a los potenciales usuarios, etc.)

Área de juegos infantiles con niños[Tanto el deporte como el juego son dos razones esenciales para que los usuarios asistan a un parque.]ASPECTOS FUNCIONALES

La valoración de los espacios verdes urbanos dependerá de las actividades que los ciudadanos quieran realizar: caminar, hacerfooting, pasear al perro, montar en bicicleta o sentarse en un banco a leer, etc.

En la mayoría de los casos, las zonas verdes urbanas pueden proveer fácilmente el desarrollo de estas actividades, pero no siempre su tamaño, diseño y estructura (incluyendo la dotación de instalaciones y equipamiento) permiten que todas ellas puedan ser realizadas de forma simultánea respondiendo así a las múltiples y diversas demandas de los usuarios. Por lo general, las zonas verdes suelen especializarse en una o varias funciones de ocio y esparcimiento, lo que puede ser motivo de conflictos por el uso del espacio (por ejemplo, en zonas no aptas para la práctica deportiva pueden surgir conflictos si hay personas que utilizan el espacio para jugar con el balón). Los conflictos se mitigan si los usuarios tienen diversas opciones donde elegir en función de sus demandas, cosa que solo es posible aumentando el número y extensión de las áreas verdes en la ciudad.

Para el estudio de esos aspectos funcionales de los espacios verdes urbanos es conveniente distinguir tres niveles en las actividades de los usuarios que acuden a tales áreas de esparcimiento: la primera es el uso individual de los espacios, y estas actividades están encaminadas a mejorar la calidad de vida de las personas que los usa; la segunda es el uso familiar, y las actividades que se realizan aportan cohesión y unidad a la familia, tales como organizar un picnic o una barbacoa, llevar a pasear a los hijos o desarrollar reuniones intergeneracionales, entre otros. El último nivel es cuando los espacios verdes se usan de forma colectiva o comunitaria, y las actividades realizadas contribuyen a dotar a la comunidad de una mayor identidad y cohesión social, como organizar eventos deportivos o festivales. En base a los anteriormente citados aspectos de “Localización”, “Calidad de la Experiencia” y “Aspectos Funcionales”, se estaría en condiciones de identificar los parámetros que identifican la importancia de los usos sociales de los espacios verdes.

Por otro lado, no podemos olvidar que tanto el paisaje natural como el paisaje urbano, están sujetos a los cambios del tiempo, fundamentalmente influenciados por modas o nuevas demandas que la población hace sobre el espacio. El diseño de las áreas verdes, debe tener en cuenta aspectos tan importantes como la accesibilidad que deben tener los ciudadanos a las áreas recreativas, la coherencia (contraste entre los diferentes elementos de un parque), la legibilidad (incorporación de elementos diferenciadores, de iconos, como podría ser una fuente o un monumento), la complejidad (la gran cantidad de elementos potencia la actividad mental de la exploración), y el misterio (suscitar la curiosidad mediante pantallas vegetales que dejan entrever lo que hay detrás, etc.).

Calle urbana con pequeño bulevar con árboles y plantas[El “Paisaje Natural Arquitectónico” está formado por unas pocas especies florales , cuyo principal objetivo es el estético, ya que no puede ser usado por el ciudadano. ]PAISAJES NATURALES URBANOS E IDENTIDAD

El efecto del hombre sobre la naturaleza, suele ser casi siempre de signo negativo: la destrucción de los bosques, el tremendo problema de la erosión, la esterilización de muchas zonas, antes productivas, y el abandono y olvido del campo a escala mundial, son algunas consecuencias reveladoras de un desequilibrio en la relación Hombre-Naturaleza.

Se da así un apartamiento de la naturaleza por parte del hombre, en una doble dirección: primera, por la vía del alejamiento, al construir un “hábitat” propio no natural, y segunda; a manera de impacto, al llevar a cabo una explotación no sostenible de la naturaleza. Este hecho, es el que plantea, hoy en día, los nuevos términos de desarrollo, y las repercusiones que tiene la relación del hombre con la naturaleza.

Una de las repercusiones que ha tenido esta relación, es el estado actual en el que se encuentra la naturaleza. En pocos lugares del planeta, sobrevive lo que podría denominarse “Naturaleza Original”, selvas vírgenes, ríos no contaminados, espacios, en definitiva, no adulterados por la mano del hombre.

Podríamos decir que la naturaleza a nuestro alcance es, de alguna manera, un producto humano, ya que mientras más presente está en nuestras vidas, más la hemos adaptado a nuestro estilo de vida. Los grandes esfuerzos internacionales para preservar la naturaleza, están principalmente enfocados en preservar aquellos espacios, relativamente intactos, cuyo valor radica en la biodiversidad que almacenan o en el número de especies en peligro de extinción que contienen. Esto hace, que se le preste escasa atención a los espacios naturales urbanos, ubicados en los entornos cercanos a los lugares donde la población vive y trabaja.

Sin embargo, en esta última década la sociedad ha ido presentando un mayor interés por los temas medioambientales, y esto habría que buscarlo en el avance general que la conciencia ambiental ha experimentado en la población. Un ejemplo claro de cómo la población se preocupa e interesa por los temas ambientales está en el interés que el paisaje, como concepto natural y patrimonial, está ocupando en los foros y debates internacionales. El paisaje empieza a ser reconocido como la manera en la que el territorio se manifiesta, con una fisonomía particular, y con plurales imágenes sociales, llegando a considerarse como un aspecto importante en la calidad de vida de la población. Este aspecto del paisaje cotidiano y visitado es un elemento de la identidad regional, e incluso local, tratándose de una convergencia que articula lo físico, lo biológico y lo cultural de cada lugar, ya sea natural o urbano.

En un mundo cada vez más globalizado, la naturaleza urbana no ha estado exenta de la influencia de nuevas corrientes a la hora de implementar nuevos espacios naturales en las ciudades. Las nuevas modas impuestas por paisajistas, arquitectos y planificadores urbanos, han dado pié a la creación de paisajes verdes que, en muchos casos, no tienen nada que ver con la identidad local, pero que sin embargo, luchan por hacerse un hueco en el imaginario colectivo.

Un claro ejemplo de la influencia en la planificación de los espacios verdes en las ciudades es la sustitución de los históricos jardines islámicos o mediterráneos, adaptados a la climatología de las regiones cálidas, por grandes extensiones de césped que demandan grandes cantidades de agua y cuidado. Con esto, podemos determinar que en la ciudad existen varios tipos de paisajes naturales.

El primer tipo de paisaje natural podría ser definido como “Paisaje Natural Cuidado”. Es el más reconocido por la población y es aquel que los ciudadanos identifican cuando caminan por las plazas y parques de la ciudad. Está compuesto por parques urbanos, con mayor o menor extensión de césped y árboles, por los bulevares naturales o por el arbolado de la ciudad. Este tipo de espacios verdes son los más demandados y usados por la población en su tiempo libre. En un segundo lugar podríamos considerar el “Paisaje Natural Arquitectónico” formado por unas pocas especies florales que no sostienen apenas vida salvaje, y cuyo principal objetivo es el estético, ya que no pueden ser usados por el ciudadano.

Está formado por los típicos macetones en las calles peatonales, los arriates en medio de las avenidas, árboles aislados en plazas duras, o aquellos elementos arquitectónicos que contienen algún tipo de naturaleza. El diseño de muchos de estos espacios de naturaleza se ha convertido en un reclamo para la creación de nuevas identidades locales. El último y tercer tipo de paisaje es el denominado “Paisaje Natural Silvestre”, y son los paisajes olvidados de la ciudad, en los que nadie se fija cuando pasea por la ciudad. En muchos casos, resultan hasta molestos para la gente, ya que no se basan en una disposición estética de las plantas, ni de forma ni de color. Esta vegetación emerge de las grietas de las casas, en los acerados o en los solares abandonados de la ciudad. Esta naturaleza proporciona una nueva manera de entender la vegetación en el interior de la ciudad, proporcionando una riqueza de hábitats salvajes no encontrados en los demás tipos de paisajes naturales urbanos. Este tipo de vegetación no lleva consigo costo alguno ni cuidado, superando incluso los grandes problemas de contaminación atmosférica, suelos infértiles y falta de riego que presenta la ciudad.

El tipo de paisajes verdes urbanos, y el uso que la población hace de ellos, son un indicador del tipo y diseño de naturaleza urbana que los ciudadanos quieren. Mientras que por un lado, la población busca un contacto cada vez mayor con la naturaleza “no artificial”, por otro, las ciudades construyen cada vez más espacios naturales fríos y sin identidad. Como dice Michael Hough: Si el diseño urbano se concibe como el arte y la ciencia dedicados a realzar la calidad del medioambiente físico de la ciudad, a proporcionar lugares civilizados y enriquecedores para la gente que los habita, no hay duda de que las bases actuales del diseño urbano deben ser reexaminadas, siendo necesario redescubrir, a través de las ciencias naturales, la esencia de los lugares familiares en los que vivimos.

Patio cordobés[La mayoría de los patios andaluces soporta una función estética y ambiental. Sin embargo la principal función de los patios es la función social creando lazos de convivencia comunitaria.]CIUDADES

Los ecobarrios. Un nuevo concepto de barrio en las ciudades

Es quizás el reencuentro con la naturaleza y todos los beneficios que esta aporta lo que ha llevado a plantearse a muchos ciudadanos, e incluso municipios, un nuevo estilo de vida más saludable y confortable. De ahí nace el concepto de ecobarrios, “comunidad de personas que con una visión de largo plazo se organiza voluntariamente con la intención de mejorar su calidad de vida, para así lograr de manera integral el bienestar humano y el bienestar del medio ambiente a través de un diseño espacial coherente, fundamentado en la vida comunitaria, dirigido a la conservación de la energía y de los recursos naturales”.

Los Ecobarrios plantean un nuevo paradigma urbano, un nuevo modelo de vida que sugiere un enfoque más ecológico de las ciudades. Los barrios que en un origen fueron escenario privilegiado de un urbanismo tradicional preocupado por los servicios sociales, los equipamientos y las relaciones personales entre sus ciudadanos, han ido perdiendo identidad con el paso del tiempo. Fruto de estas carencias, los ciudadanos agrupados en organizaciones comunitarias, de tipo vecinal, buscan mejorar su calidad de vida y lograr el bienestar humano en armonía con el medio que los rodea poniendo como premisas:

– El incremento de oportunidades para estar en contacto con la naturaleza y el aumento de espacios para la comunicación social creando con ello un sentido de identidad respecto al espacio urbano.

– El aprovechamiento más eficaz de los recursos materiales y energéticos derivados de un urbanismo más racional y sostenible.

– La facilidad de acceso a las dotaciones, equipamientos y centros de trabajo por medio de la reducción global de las necesidades de desplazamiento.

La imagen que surge de este conjunto de criterios corresponde a un paisaje urbano, que valora el espacio público como espacio multifuncional, de estancia, de socialización, de intercambio, de juego, no exclusivamente destinado a la movilidad. Espacios urbanos formados por edificios bien orientados, equipados para hacer el mejor uso de las energías renovables y bien conectados con las redes de información y comunicación global. Donde las calles y los espacios públicos están concebidos para la interacción social, sin barreras arquitectónicas, equipamientos fácilmente accesibles, abundante vegetación adaptada al clima, lugares de trabajo y comercio entreverados con las áreas residenciales, etc.

Los huertos urbanos. Entre el mundo rural y el urbano

Para la mayoría de los ciudadanos, el campo ya no es un lugar meramente agrícola, sino que ahora es considerado por la mayoría de los habitantes de la ciudad como un lugar de recreo, un lugar donde ir para escapar de los problemas urbanos. La conexión entre los alimentos y su lugar de origen se ha vuelto cada vez más remota, y por el momento, no parece que sea un asunto principal para el bienestar de la población. Sin embargo, frente al retroceso de lo que podría significar la agricultura clásica y los valores que siempre ha tenido en la sociedad española, existen nuevos indicios que hacen pensar que la sociedad demanda un nuevo tipo de agricultura más ecológica y sostenible.

Este nuevo fenómeno de la “Agricultura ecológica” que surgió a finales del siglo XIX y llegaría a España a finales de los años 80, ha llegado a tener gran aceptación en la población europea, siendo éste un indicador de las nuevas corrientes de consumo. Estos indicadores de cambio pueden encontrarse en la preocupación por la dieta, en la proliferación de tiendas de alimentos ecológicos, mercados agrícolas y jardines con huertos familiares, entre otros.

Estas y otras manifestaciones ecológicas del ambiente urbano, vienen acompañadas por el reconocimiento de que las ciudades diversificadas y productivas son una base fundamental para un futuro sostenible. La conservación del suelo, la adaptación de la agricultura tradicional a pequeña escala, los problemas de salud inherentes a la producción química de alimentos y la búsqueda de un mayor control sobre los alimentos producidos, son la base de acción de un gran número de organizaciones que buscan una relación más humana e integrada con los procesos naturales que les rodean. Por otro lado, la búsqueda de una mayor autosubsistencia, una mayor conexión con la tierra y un mayor control sobre la dieta y la salud ha da dado pie a que la población se haga la pregunta ¿de qué manera pueden los ciudadanos integrar su vida urbana en la producción y gestión de su propia alimentación?

Como respuesta, la creación de huertos urbanos, en el interior o cerca de las ciudades españolas, ha ido creciendo en los últimos años a un ritmo cada vez más rápido, y entre los factores encontrados cabrían destacar; 1) Una población con una esperanza de vida cada vez mayor, donde los jubilados encuentran en el contacto con la naturaleza una reminiscencia de su pasado rural, 2) un estilo de vida marcado por las prisas y el estrés y con poco tiempo para desplazarse al campo, 3) una población hacinada en pequeños pisos y apartamentos, donde el contacto con la naturaleza se hace cada vez más remoto y difícil, a la vez que necesario y por último 4) una necesidad cada vez más creciente de controlar alguna faceta de nuestra vida en contacto directo con la naturaleza.

Este acercamiento del mundo urbano al rural crea ciudades cada vez más ricas y productivas convirtiéndolas en ciudades multifuncionales. Además, no podemos olvidar que los huertos urbanos, junto con las granjas escuela, son excelentes vías para educar a la población infantil en los valores de la naturaleza, propiciando el contacto con los ciclos naturales de producción de la los alimentos.

Por lo tanto, no podemos descartar que parte de los espacios verdes de nuestras ciudades puedan funcionar como productores de alimentos, a la vez que para la diversión y el aprendizaje, enriqueciendo la experiencia urbana y proporcionando las bases de una estética que se asienta en la aplicación exacta de los principios de la sostenibilidad enlazada con la naturaleza.

Gráfico sobre las preferencias sobre cómo pasar el tiempo libre en contacto con la naturaleza.[Preferencia para pasar el tiempo libre en contacto con la naturaleza]LOS PATIOS DE LA CIUDAD DE CÓRDOBA. UN EJEMPLO DE CONTACTO CON LA NATURALEZA PRIVADA

Hablar de los patios en el sur de España, significa remontarnos en el tiempo hasta las antiguas civilizaciones asentadas en el territorio, entre las que destacan la griega, romana o árabe. Entonces, las viviendas se disponían entorno a un patio central donde se desarrollaba la vida familiar y social en contacto con la naturaleza doméstica.

En el caso de la ciudad de Córdoba, podemos afirmar que las casas con patios son manifestaciones de una población en contacto continuo con la naturaleza, donde las relaciones sociales traspasan las barreras arquitectónicas para convertirse en expresiones culturales que se encuentran entre lo privado y lo público.

Con la llegada de los árabes a Córdoba los patios empezaron a cobrar una mayor importancia, incorporando nuevos elementos, como las fuentes y la vegetación, que hacían coincidir este espacio de la casa con la imagen que tenían del paraíso musulmán. Hasta la fecha, el patio cordobés no ha evolucionado mucho, pero se podrían distinguir diferentes tipos por su variedad y por el tipo de vivienda, destacando varios tipos: 1) los patios de los palacios o casas señoriales, conventos o antiguos hospitales, 2) los patios de las casas más populares (serían los llamados patios tradicionales) y por último, 3) los patios que se encuentran en viviendas de nueva construcción (patios modernos).

Además de que los patios de Córdoba, representan una forma de vida única en el mundo, son la base de una de las fiestas más populares de la primavera de esta ciudad. La fiesta de los patios de Córdoba, que nació en 1918, surgió de una forma espontánea como consecuencia de la llegada a la ciudad de una población rural, que instauró una forma de vida sencilla y comunitaria. La fiesta de los patios de Córdoba es el máximo exponente de la vida social de sus habitantes, ya que durante unas semanas del mes de mayo, los habitantes de las casas con patios abren sus hogares a los visitantes, para que puedan observar el esplendor de sus plantas, así como un modelo de vida que se transmite a lo largo de los siglos y que se desarrolla en pleno casco histórico cordobés.

Una investigación llevada a cabo por el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA-CSIC) estudió la percepción y valoración que tienen los usuarios de los patios de Córdoba respecto a la naturaleza de sus viviendas. Esta investigación demostró cómo en las casas particulares con patios se ha venido forjando una cultura de cuidado de las plantas y macetas, que supone una forma de vida en contacto directo con la naturaleza. El significado del patio como un entorno natural es general en todos los grupos y personas entrevistadas.

Tener un patio supone estar en contacto con la naturaleza y una forma de imbuirse de la vida agrícola que allí se desarrolla, ya que al cuidar las plantas se ejercen labores similares a las de un agricultor. Los patios son por consiguiente considerados por sus habitantes como reductos de una naturaleza perdida en el tránsito del campo a la ciudad.

Este mismo estudio se preguntó a los propietarios de los patios que dónde preferían pasar su tiempo libre si querían estar en contacto con la naturaleza. El 42,6% de las personas que mantienen o cuidan los patios preferían pasar su tiempo libre en contacto con la naturaleza en su propio patio, mientras que el 21,3% lo hacía en su parcela o huerta a las afueras de la ciudad. Los parques en la ciudad no supusieron un atractivo para los ciudadanos que habitan en casas con patio, ya que tan solo el 12,8% de los encuestados optaban por ir a los parques urbanos a pasar su tiempo libre.

Los resultados de la investigación demostraron cómo la presencia de la naturaleza en las casas con patio de la ciudad de Córdoba influía en el desarrollo de la personas, y por consiguiente, en el aumento de la calidad de vida de sus usuarios. Los propietarios de las casas con patios destacaron que este tipo de viviendas tenían un gran significado en sus vidas, ya que el contacto directo y privado con la naturaleza, denominada “naturaleza privada” les reportaba más beneficios y experiencias que si vivieran en otro tipo de vivienda, o si estuvieran en contacto con otro tipo de naturaleza urbana denominada “naturaleza pública”.

Además de los numerosos beneficios, que de por sí, la naturaleza aporta al ciudadano, el contacto privado de la naturaleza en los patios de Córdoba, contribuye de una forma importante al aumento de las relaciones sociales de sus propietarios, tanto a nivel familiar como vecinal, a la autoestima de sus propietarios, al enraizamiento en la comunidad y a la identidad sociocultural, entre otros. En las casas con patios encontramos varios ámbitos de relaciones y actividades que les dan sentido y significado propio. En el ámbito privado las posibilidades que ofrece la casa con patio son muchas. Entre ellas, cabría destacar el significado que tiene el patio como lugar de contacto con la naturaleza que estimula los sentidos: por su contemplación, por el contacto con las plantas al ser cuidadas, por el acercamiento y protección de los fenómenos meteorológicos, así como por ser un espacio para el relax y el descanso. En definitiva son actividades que se viven como privilegio personal, y que se revalorizan cuando se comparan con el estilo de vida en otro tipo de viviendas como los bloques de pisos.

Un privilegio que es percibido como calidad de vida y que llega a tener hasta propiedades terapéuticas.
Por otro lado, y además de los beneficios psico-sociales que los patios de Córdoba aportan a sus dueños, las casas con patio son un lugar en el que armonizar una vida comunal y social, un lugar apropiado en los que satisfacer el deseo de estar en contacto con la naturaleza sin tener que salir fuera de la casa. En los barrios históricos, donde predominan las casas con patios, los parques urbanos no son el referente natural más cercano que tiene la población para tener acceso a la naturaleza. De este modo, este tipo de viviendas rompen la dinámica social predominante en el contexto urbano, que es la de desplazarse para estar y beneficiarse del contacto directo con la naturaleza.

Resumiendo, podemos considerar que son necesarias nuevas investigaciones que analicen la relación de la naturaleza urbana en ciudades con un fuerte carácter histórico, como la ciudad de Córdoba. Esta investigación pone en tela de juicio los indicadores de ámbito internacional en materia de espacios verdes urbanos, ya que numerosas investigaciones e instituciones como la Organización Mundial de la Salud, consideran que las ciudades deben de tener un número mínimo de metros cuadrados, “per cápita”, de espacios verdes públicos para que las personas puedan desarrollarse plenamente. Sin embargo, estas investigaciones no suelen incluir la presencia y contacto que los ciudadanos hacen de los espacios verdes privados. Con esta investigación queda demostrado que en algunas ciudades, la presencia de espacios verdes privados supone una alternativa a los espacios públicos, y que en muchas ocasiones, aportan más satisfacción que éstos últimos.

Por otro lado, la consideración de incluir los espacios verdes privados de la ciudad en este indicador, permitiría comparar, de forma más equitativa, países que por su situación geográfica y condiciones climatológicas, disponen de grandes extensiones de espacios verdes urbanos, con otros países, como los mediterráneos, cuyas condiciones climatológicas han propiciado, a lo largo de los siglos, que los ciudadanos desarrollen nuevas formas de contacto con la naturaleza.

Ecoturismo rentable según investigadores

Economistas descubren que las áreas protegidas reducen el índice de pobreza en Costa Rica

Península de Osa en Costa Rica. Fotografía de Rhett A. Butler
Península de Osa en Costa Rica. Fotografía de Rhett A. Butler

Un nuevo estudio ha considerado un argumento que, durante mucho tiempo, han sostenido los defensores que fundamenta el establecimiento de áreas protegidas: el ecoturismo es rentable.

El estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (por sus siglas en inglés, PNAS), descubrió que las comunidades próximas a las áreas protegidas en Costa Rica presentan un índice de pobreza más bajo en comparación a otras áreas. Los autores, los economistas Paul J. Ferraro de Georgia State University y Merlin M. Hanauer de Sonoma State University, le atribuyen la mayoría de los beneficios a las oportunidades que ofrece el turismo.

“Aunque las áreas protegidas redujeron la deforestación e incrementaron el rebrote, los cambios de la cubierta de estas tierras no redujeron ni aumentaron el índice de pobreza, en promedio”, establecen los autores. “Nuestro análisis sugiere que cerca de dos tercios de la reducción del índice de pobreza asociado con el establecimiento de las áreas protegidas en Costa Rica es causalmente atribuible al turismo”.


Selva tropical de Costa Rica

Aunque los descubrimientos pueden ser interesantes para los responsables y defensores de la conservación, aún existen varias incógnitas. De hecho, Ferraro y Hanauer no especulan sobre los mecanismos precisos por los que el ecoturismo reduce el índice de pobreza en el país centroamericano, sólo lo vinculan con los “canales de mercado”, ya que Costa Rica no cuenta con un sistema formal de reparto de ingresos, como Madagascar, para las comunidades locales. También sugieren no sacar mayores conclusiones del estudio, que fue limitado a un solo país reconocido por su industria de ecoturismo.

“Costa Rica es un país conocido por sus inversiones públicas y privadas en ecoturismo”, establecen. “Sin embargo, uno debe ser cauteloso al extender estos resultados a otros países”.

“Además, no alegamos que nuestro estudio tiene la última palabra en la estimación de los efectos causales del mecanismo, para las áreas protegidas o para cualquier otra iniciativa de conservación. Para entender en verdad los mecanismos mediante los cuales las políticas de conservación del ecosistema afectan el índice de pobreza es necesario reunir pruebas en base a las características de cada política o de cada país (o de cada región)”.

CITAS: Paul J. Ferraro and Merlin M. Hanauer. Quantifying causal mechanisms to determine how protected areas affect poverty through changes in ecosystem services and infrastructure. PNAS Online Early Edition for the week of Feb 24-Feb 28, 2014.  www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1307712111

Fuente: http://es.mongabay.com/news/2014/es0224-ecotourism-reduces-poverty.html

Publicación científica: Evalúan métodos de análisis de areas protegidas del Amazonas

Los indicadores que se utilizan actualmente para orientar las políticas y las inversiones en las áreas protegidas de la Amazonía pueden no estar teniendo el efecto deseado.

Esto de acuerdo a un nuevo estudio publicado el 27 de marzo, en el journal de IOP Publishing Environmental Research Letters, que ha analizado 66 áreas protegidas en la Amazonia brasileña y realizó un análisis crítico de la herramienta – Evaluación Rápida y Priorización del Manejo de Áreas Protegidas (RAPPAM por sus siglas en ingles) – que se utiliza para administrar, priorizar y evaluar la eficacia de los esfuerzos de conservación en estas áreas.

Los investigadores, del Instituto Amazónico de las Personas y el Medio Ambiente (IMAZON) y la Universidad de Michigan, encontraron que no hay una fuerte asociación entre la prevención exitosa de la deforestación y las puntuaciones de la RAPPAM que indican un aumento de los esfuerzos de conservación, como el presupuesto, el personal, el equipo y la gestión planes.

“Hay dos posibles explicaciones para los resultados: o la RAPPAM no mide las cosas correctamente y los resultados no reflejan adecuadamente la situación de estos aspectos de la gestión o la RAPPAM esta midiendo las cosas que no son importantes para la conservación exitosa de las áreas protegidas,” dijo el co-autor del estudio Christoph Nolte.

La RAPPAM, desarrollada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), tiene por objeto, entre otras cosas, “ayudar a desarrollar y priorizar las intervenciones políticas adecuadas y medidas de seguimiento para mejorar la gestión de las áreas protegidas” y ha sido implementado en más de 2000 áreas protegidas en más de 50 países de los cinco continentes.

La RAPPAM emite cuestionarios a los directores de las áreas protegidas, a los que se les pidió que clasificaran 90 declaraciones cualitativas sobre una escala de cuatro puntos sobre la base de lo bien que la declaración se aplica a su sitio de área protegida.

En su estudio, los investigadores tuvieron en cuenta 152 áreas protegidas en la Amazonia brasileña. Para cada área protegida, seleccionaron parcelas de bosque fuera de la zona protegida, que eran similares a las parcelas forestales dentro del área protegida y utilizaron imágenes de satélite para calcular la tasa de deforestación que se estaba produciendo en ellos.

Utilizaron esta tasa de deforestación para estimar la cantidad de deforestación que se habría producido en cada área protegida de no haber sido protegida. Las áreas protegidas se agruparon de acuerdo con la tasa de éxito contra la presión de la deforestación a la que se enfrentaron. Las puntuaciones de la RAPPAM para cada grupo se compararon entre sí.

Los investigadores encontraron un indicador de la RAPPAM que tenía una fuerte asociación con la prevención de la deforestación: la ausencia de conflictos de tenencia de la tierra. Cuando no había conflicto de tenencia de tierras sin resolver, el éxito en evitar la deforestación fue mayor.

Esto sugiere que los conflictos de tenencia de tierras pueden ser un factor tan importante en la conformación de la deforestación, que eclipsa la importancia potencial de otros factores.

Por otra parte, pone de relieve la necesidad de que el gobierno brasileño resuelva rápidamente los conflictos con el fin de conservar las áreas protegidas.

“El gobierno tiene que actuar rápidamente”, dijo el co-autor del estudio Paulo Barreto de IMAZON. “Tienen que desalojar a los ocupantes ilegales, indemnizar a los ocupantes que tienen derechos legales y re-dibujar los límites cuando los ocupantes tienen derechos inalienables de la tierra. Si los conflictos no se resuelven, pueden producirse nuevas ocupaciones, lo que dificultará considerablemente el esfuerzo para proteger la tierra. ”

Desde el miércoles 27 de marzo, este documento puede ser descargado desde

http://iopscience.iop.org/1748-9326/8/1/015039/article