Congreso Mundial de la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza

nat_geo_sylvia_earle

 

El Congreso Mundial de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) definirá del 1 al 10 de septiembre de 2016 en Hawai (Estados Unidos) las líneas para establecer un desarrollo sostenible y proteger el patrimonio natural mundial, así como pasar de los objetivos a los resultados.

Su link oficial es: http://www.iucnworldconservationcongress.org/es

El programa del Congreso se desarrollará dentro del marco del Tema del Congreso, que se describe a continuación, junto con una selección de las propuestas recibidas.

Tema del Congreso de la UICN 2016:

Planeta en la encrucijada

Vivimos en una época de grandes cambios, cuya naturaleza y amplitud generan intenso debate en todas partes del mundo. Al centro de este debate está el conflicto entre las necesidades humanas inmediatas y su impacto a largo plazo sobre la capacidad del planeta para sustentar la vida.

El mundo se ha comprometido a alcanzar, en un plazo de 15 años, los Objetivos de Desarrollo Sostenible – una ambiciosa agenda para mejorar las condiciones de vida de todos los seres humanos. Hay un claro sentido de urgencia en este llamado a la acción, ya que muchos consideran que se está agotando la oportunidad de lograr un cambio significativo en la trayectoria de la Humanidad. Nuestro futuro será definido por las decisiones que tomemos hoy.

El debate actual se enmarca dentro de dos narrativas antagónicas. Una es la visión pesimista de nuestro futuro, según la cual  ya es demasiado tarde para evitar una catástrofe y por lo tanto ahora debemos enfocarnos en sobrevivir y recuperarnos. Esto lleva a la gente a la desesperación. La otra visión es un optimismo tenaz que argumenta que la Humanidad ha enfrentado y vencido muchos retos enormes en el pasado y seguirá haciéndolo en el futuro. Esta visión corre el riesgo de ser indiferente a las dificultades presentes y caer en la negación.

Sin embargo, está surgiendo una alternativa viable, la cual destaca que la conservación de la naturaleza y el progreso humano no son mutuamente excluyentes. Para enfrentar las enormes fuerzas de transformación, como el cambio climático y la desigualdad socioeconómica, existen opciones políticas, económicas, culturales y tecnológicas viables y accesibles que pueden promover el bienestar general en formas que apoyan e incluso mejoran los bienes naturales de nuestro planeta.

Para que el camino alternativo sea viable y verosímil, necesitamos generar nuevas asociaciones en todo el planeta, entre gobiernos, ONGs, conservacionistas, científicos, consumidores, productores, planificadores urbanos, empresarios, organizaciones indígenas y de base, y donantes. Cada socio tiene una pieza vital del rompecabezas – el conocimiento, las herramientas, los recursos. Tenemos que reunir todas esas piezas y juntos completar el mayor rompecabezas que se haya tratado de armar en la historia: garantizar el mantenimiento de los sistemas de apoyo de la Naturaleza, para que tanto la Humanidad como la comunidad más amplia de seres vivos puedan seguir prosperando sobre la Tierra. Ese es nuestro reto colectivo para los próximos 15 años, y esa es la invitación que extiende al mundo el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN 2016.

 

 

Centros de Formación del Medio Rural ayudan a reforestar Sierra de Gata

Estudiantes de los centros de Formación del Medio Rural de Moraleja y Navalmoral de la Mata, en Cáceres, han colaborado en la reforestación de la Sierra de Gata con la plantación de especies autóctonas, como encinas, alcornoques, robles, castaños y madroños, en terrenos del término municipal de Acebo.

Esta actividad forma parte de la cualificación profesional y personal de los alumnos al permitir que sean testigos del daño que el fuego causa al medio ambiente, al tiempo que aprenden y sienten la satisfacción de colaborar en su reconstrucción, según ha explicado el profesor del CFMR de Moraleja, Agustín Iglesias. Además, los alumnos de ambos centros han compartido un día de convivencia “en la realización de una tarea muy gratificante, como ha sido la de repoblar una pequeña zona de la Sierra de Gata, ha agregado Iglesias.

   En la reforestación han participado alumnos del Ciclo de Grado Medio de Producción Agropecuaria y de Formación Básica en Actividades Agropecuarias del CFMR de Moraleja y del Ciclo de Grado Medio de Producción Agropecuaria y de Aprovechamiento y Conservación del Medio Natural del Centro de Navalmoral de la Mata, además de seis profesores.

Fuente: http://www.agroinformacion.com/noticias/

¿Que ha sucedido en la Cumbre de París COP21?

Han tenido 11 días de conversaciones, más uno de gracia para presentar las conclusiones. El resultado: un acuerdo entre 195 países que se ha festejado con pompa, boato y mucho triunfalismo, pero que aún hace falta que sea ratificado por las potencias más contaminantes

Quienes acuden a la cumbre hablan de jornadas agotadoras, de tiras y aflojes, de pactos, sub pactos y concesiones y de un logro histórico que resumen en una serie de puntos básicos que serían los puntales de la nueva actitud mundial de cara a la lucha contra el calentamiento global. En el acuerdo se explicita que en vistas a revertir el cambio climático, los países que lo firman deben promover, respetar y tomar en consideración sus obligaciones respectivas referentes a los derechos humanos, los de los niños, los migrantes, los de los indígenas, el derecho universal a la salud, las particularidades de las comunidades locales, las personas con discapacidad y/o “en situaciones de vulnerabilidad”, el derecho al desarrollo, la igualdad de género, la equidad intergeneracional y el “empoderamiento” de la mujer.

 

Antes de entrar en temas de compromisos queda claro que el acuerdo que se firma está supeditado a que tan pronto como les sea posible, los países participantes deben ratificarlo, aceptarlo, aprobarlo o adherirse a él, según proceda. Para ello ya se dan fechas específicas; el director Gral. De la ONU queda como depositario del acuerdo y es quien debe organizar la ceremonia de apertura de firmas que se hará en Nueva York el 22/04/2016 y quedará a disposición de los firmantes por un período de un año.

 

También se crean numerosos grupos de trabajo con diversos fines, desde la supervisión de las ceremonias, el contralor de las firmas, el informe periódico de los avances hasta para preparar la puesta en vigor de las medidas que se han tomado en París.

 

 

¿Qué dice el acuerdo? Desde el principio se habla de la existencia de una serie de contribuciones nacionales que se han recibido, en pos de que se reduzcan las emisiones globales. Se aceptan las que se han propuesto, se insta a que quienes aún no las que lo hagan a la brevedad y se pide que cada una de ellas se publique en la web de la Convención (con el fin de que la información sea transparente y pública).

 

También queda muy claro que los compromisos ofrecidos hasta el momento NO alcanzan para lograr la reducción real de las emisiones y llegar a que el aumento de la temperatura sea menor a 2ºC en 2030 (debe ser por eso que más adelante se “alargan” los plazos hasta 2050 y 2100). Con ese panorama ya se planifica un diálogo (otra reunión global) para 2018 con el fin de verificar si los esfuerzos de las naciones participantes y los objetivos que se han propuesto están llevándose a cabo.

 

 

Temperatura Para 2100 el Acuerdo reconoce que es necesario mantener el Calentamiento global bajo control y que la temperatura no puede subir más de 2ºC, pero incluso hablan de mantenerla por debajo del grado y medio como máximo. Financiación Se reconoce (nuevamente) la Deuda Climática (tácitamente, o sea sin mencionarla como tal) y se habla de que los países desarrollados deben conseguir recaudar cien mil millones de dólares para ayudar a los países que sean más vulnerables al “Cambio Climático”.

 

 

Habrá un “Registro Público” del llamado “Fondo Verde para el Clima” (GSF, según sus siglas en inglés y que en realidad se creó en 2011 en Cancún), que se prevé comenzará a funcionar el primer semestre de 2016 y donde constará el aporte de cada una de las naciones involucradas; la cifra antes mencionada deberá ser revisada en 2023. Diferenciación Se pide a los países que están más desarrollados que sigan reduciendo sus emisiones de gases de “Efecto Invernadero” y que los Menos Adelantados hagan un mayor esfuerzo con el mismo fin.

 

 

Asimismo se insta a que haya una buena dosis de Transferencia de Tecnología, desde quienes la poseen hacia quienes la necesitan, con el fin de lograr las mencionadas reducciones. Objetivos para 2015 en las emisiones Se habla de alcanzar el “techo” en cuanto a emisiones contaminantes a la brevedad (¿cuándo y cómo?) y se espera que antes de 2050 se logre alcanzar el equilibrio entre lo que se emite y lo que se absorbe o elimina.

 

 

La responsabilidad será compartida. Si bien se especifica que los países más ricos son quienes deben apoyar económicamente a los que están en vías de desarrollo, se invita a quienes quieran realizar aportes de manera voluntaria a que lo hagan.

 

Revisiones Cada 5 años se deben revisar los resultados de cada país en cuanto a compromisos y logros reales y ajustar los primeros de forma de aumentar las responsabilidades. La primera de dichas revisiones será en 2023. Pérdidas y Daños Sigue vigente el reconocimiento hecho mediante el Mecanismo Intl.

 

De Varsovia de 2013, de que los países más pobres y por ende los más vulnerables, son quienes se han visto más afectados por los cambios climáticos y por ello es necesario ayudarles a abordar y combatir los daños y las pérdidas que les fueron ocasionadas. Desde España apoyo a la Cumbre y RD Aparentemente uno de los objetivos de la cumbre es que se deje de depender de los combustibles fósiles y se renueven los compromisos en cuanto al uso de las energías renovables, de las que nuestro país supo ser líder en su momento.
Fuente: http://www.ecoticias.com/co2/110123/El-regalo-de-Navidad-de-la-Cumbre-de-Paris?utm_source=MailingList&utm_medium=email&utm_campaign=14%2F12%2F2015+eco

México informa de sitio web sobre cambio climático

 

Un extraordinario trabajo está realizando México con la finalidad de mostrar su riqueza natural así como destacar la labor que encabeza el gobierno de la República en materia de mitigación y adaptación al cambio climático, en este sentido la Semarnat ha dado a conocer el lanzamiento de la página web en la materia.

El sitio ofrece información básica de lo que es el cambio climático, causas, efectos y evidencias de ese fenómeno climático, así como vulnerabilidad, escenarios y acciones que coordina el gobierno en cuanto a mitigación y adaptación. La página se vincula con el portal del Sistema de Información sobre el Cambio Climático, que forma parte del Subsistema Nacional de Información Geográfica y del Medio Ambiente creado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Para visitar la página, haz clic:

http://iecc.inecc.gob.mx/

Expertos de 28 países visitan los bosques españoles para conocer su gestión

Coinciden en que aun siendo distintos en cada país, las comunidades rurales tienen mucho en común

 

Expertos de 28 países visitan los bosques españoles para aprender de su gestión

 

 

Expertos de 28 países van a visitar los pinares de Segovia para aprender de sus pequeños propietarios cómo gestionan el bosque sin dañarlo y cómo lo han convertido en su principal sustento económico. Representantes de Guatemala, Hungría, Japón, Turquía, Nepal, Congo, Tanzania y Vietnam, entre otros, quieren exportar las lecciones aprendidas a sus territorios, porque aun siendo distintos, las comunidades rurales tienen mucho en común, comenta a Efe Ana Belén Noriega, secretaria general del Programa de Reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal (PEFC, siglas en inglés). Más del 30% de los bosques mundiales son gestionados por minifundistas (familias, comunidades rurales e indígenas), que afrontan enormes obstáculos para dar valor añadido a sus recursos debido a la falta de inversiones, la ausencia de economías de escala y lejanía de los mercados.

   “Las comunidades rurales también tienen que sortear las mismas barreras del aislamiento y de acceso a las tecnologías”, razón por la que “buscamos modelos que se puedan replicar y reproducir en distintas zonas”, dice Noriega, cuya organización ha invitado hoy a Madrid y mañana a Coca (Segovia) a los expertos de los 28 países en coincidencia con la cumbre del clima y la asamblea general de PEFC Internacional en Suiza -esta última la próxima semana-.

    PEFC promueve la gestión forestal sostenible mediante la certificación de los bosques y de los productos forestales, lo que implica una serie de exigencias medioambientales, sociales y económicas; en España hay dos millones de hectáreas forestales certificadas, pertenecientes a unos 18.000 propietarios.

    Durante los dos días de trabajo se explicará “cómo se hace la gestión forestal sobre el terreno, cómo se organiza el sistema en la práctica, desde el pequeño al gran propietario”, unas sesiones que también servirán como contribución a los trabajos que se están desarrollando en la cumbre del clima en París, que acaba el próximo día 11.

Defensa de los bosques ante la Cumbre del Clima de París

   Respecto a la cumbre del clima, Noriega ha destacado que la protección de los bosques es un arma fundamental en la lucha contra el cambio climático, causado por las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI, en sus siglas en inglés). Después de los océanos, los bosques son el sumidero de carbono más importante del planeta.

Gracias a una “adecuada gestión de los bosques logramos aumentar los niveles de absorción del dióxido de carbono (el GEI más potente de efecto invernadero) y frenamos el avance de los cultivos agrícolas al conseguir que las personas pueden vivir del bosque y de sus productos”.

    La superficie forestal mundial ha descendido de 4.128 millones de hectáreas en 1990 a 3.999 millones de hectáreas actuales, una diferencia de 129 millones de hectáreas en 25 años, lo que supone una superficie aproximada del tamaño de Sudáfrica, según los últimos datos de la FAO.

    Sin embargo, el ritmo de reducción de los bosques ha bajado de forma notable; el 93 % de las hectáreas mundiales corresponden a bosques naturales y el 7 % a las plantaciones.